jueves, 28 de febrero de 2013

Ventajas y Desventajas del SMS

Un viejo conocido de las comunicaciones móviles que parece opacado por las nuevas tecnologías es el SMS. No obstante, es un excelente complemento a las nuevas tecnologías.

El SMS, acrónimo de Short Message Service, es una tecnología de comunicación de datos relativamente antigua para los tiempos que corren, aunque contrariamente a lo que pudiera pensarse tiene mucho que ofrecer en los tiempos del Smartphone y los servicios avanzados de Internet Móvil como 3G, HSPA+ y LTE.

El SMS y sus orígenes

Concebido originalmente para el sistema GSM en Europa allá por 1985, resulta paradójico que se trate de un servicio que no pensaba ser tal para el mercado masivo. Su uso tenía por objeto comunicar información entre estaciones de red y eventualmente desde la red hacia al usuario. Si algunos recuerdan las primeras experiencias con teléfonos GSM, el servicio era “unidireccional” para el abonado en recepción.

En la era de Internet Móvil, donde tenemos a disposición en nuestros modernos terminales servicios de mensajería de datos avanzados como el email, el Blackberry Messenger, los servicios de chat de Google, Yahoo o Microsoft, redes sociales como Facebook y Tweeter, y más recientemente Whatsapp, uno se preguntaría seriamente si usar SMS tiene algún sentido.

Mi respuesta a ésta pregunta es un categórico “SI”. Sin ninguna duda, la mensajería corta de las redes móviles tiene una cantidad de beneficios que permiten mantenerlo dentro de mi batería de canales de comunicación potenciando mi sistema de organización y como consecuencia mi productividad personal.




Los principales beneficios del SMS son:

  • Brevedad: El mensaje se limita a 160 caracteres. Nadie puede excederse en divagues con estos límites (compartido con Tweeter por supuesto). El uso es acotado.
  • Privacidad: Los mensajes no son públicos, sino exclusivos para sus destinatarios. Las redes sociales como Facebook y Tweeter no alientan el control de la privacidad. Además, el hecho de no requerirse hablar en voz alta para dejar un mensaje agrega un nivel adicional de protección muy conveniente en ciertas situaciones tales como reuniones, ambientes públicos, etc.
  • Disponibilidad: El servicio de SMS se puede utilizar en cualquier condición de servicio (GSM, EDGE, 3G, LTE) a excepción por supuesto de la falta de señal. Allí donde la Internet Móvil puede fallar, el SMS SIEMPRE estará disponible porque utiliza sistemas propios de la red móvil, y concebidos para dar servicios de alta disponibilidad.
  • Accesibilidad: A diferencia de la casilla de voz, no necesito realizar muchos pasos para revisar mis mensajes. No necesito discar al servicio de mensajería de voz. No tengo que soportar la locución de bienvenida ni los insoportables menúes de IVR (Interactive Voice Response) ni tengo que cargar una clave para acceder. Llega un mensaje, lo leo, y listo.
  • Integridad: Los servicios de datos se caracterizan por el control de integridad de lo transmitido. Es una ventaja respecto de los mensajes de voz, que muchas veces por malas condiciones de señal (tanto del emisor como del receptor) o el hecho de estar en ambientes ruidosos no permiten que se los escuche correctamente.
  • Universalidad: El SMS me permite entregar un mensaje “a cualquier tipo de terminal móvil”. Sin importar si mi interlocutor tiene un Feature Phone básico como el viejo Motorola V3, o un Smartphone como el Blackberry, el Samsung Galaxy o el IPhone, con el SMS lo podré alcanzar. Todos los demás servicios requieren un terminal acorde y un servicio de red de datos de cierta velocidad. 


Como nada es perfecto en esta vida, tengamos en cuenta también sus desventajas:
  • Costo:
    Tiene precio “cada mensaje”. Para mucha gente es más conveniente usar otro servicio por cuestiones económicas. El costo del plan ya está hundido o peor aún, para los pre-pagos, el precio por mensaje agota rápidamente el crédito. Recordemos además que no es menor el beneficio económico que obtienen las operadoras por su uso.
  • Entrega NO Garantizada:
    Hay gente que esto no lo tiene en claro, pero los SMS no tienen garantía de entrega. Para vuestro mayor conocimiento, los mensajes de todos los abonados son almacenados en un servidor. Si este falla, o es excedido en su capacidad (algo muy común en caso de festividades o catástrofes), los mensajes en exceso pueden ser descartados. 
  • Entrega NO Reportada:
    No tenemos información de la red sobre si el mensaje fue entregado, ni leído. En ciertas situaciones esto puede sernos de interés. La costumbre lleva a que la gente envíe algún mensaje de reconocimiento de recepción, como el tradicional “OK”. 
  • Tiempo de Entrega NO Garantizado:
    No pocas veces observo gente sorprendida porque sus mensajes llegan con mucho retraso. Es porque el servicio suele ser tan bueno que la entrega es casi inmediata. Pero como decíamos en un punto anterior, si hay exceso de mensajes el sistema sencillamente sirve “la cola” según el orden de ingreso. Si hay muchos mensajes en la red, paciencia amigo mío y “a esperar”.



Conclusión

Como decíamos en la nota titulada ¿Cual es la mejor herramienta de comunicación?, no existe un sistema de comunicaciones que podamos catalogar como el mejor. Cada uno tiene sus ventajas y desventajas y hacen su aporte a nuestra batería de opciones. La clave está en usarlas adecuadamente de manera flexible, teniendo en claro siempre la necesidad a resolver, los recursos disponibles y la conveniencia para asegurar que el mensaje sea precisamente el que queremos dar.

 

Enlaces Relacionados 



jueves, 21 de febrero de 2013

Hábitos - Anticipación

Cuando vamos manejando nuestra jornada es muy útil, además de mantener el foco en lo que hacemos, disponer de una imagen de aquello que viene a continuación, lo cual nos permite tomar decisiones con más rapidez ante eventuales cambios.


No sé cuantos de ustedes están familiarizados con el concepto de Hypermiling ó de  "Energy-efficient driving" Se trata de una técnica de conducción de automóviles en la cual se intenta optimizar el consumo de combustible. Tiene sus detractores cuando se lo lleva al extremo, pero en términos generales los conceptos básicos son muy buenos. De paso, lo que propone es un cambio en nuestros hábitos, algo que para los que buscamos mejorar nuestra organización personal es casi una batalla cotidiana.

Una de las técnicas recomendadas es la de “Anticipación”.  

¿Cuál es la ventaja de ésta técnica? La conducción con información adelantada nos permite controlar con mayor eficacia el impulso que damos al vehículo por medio del acelerador y la caja de cambios. Tiene muchas otras ventajas respecto del desgaste de elementos clave como los frenos, porque si la aceleración del auto es suficiente el solo hecho de levantar el pie del acelerador nos permite recurrir al freno-motor para reducir nuestra velocidad.

Para no extendernos mucho en un tema que de por sí se las trae, la idea general es que la anticipación de maniobras me permite tomar decisiones más eficaces respecto del uso de los recursos físicos del automóvil.

En nuestra actividad diaria también es conveniente tener una mirada de anticipación. Disponer mentalmente de una imagen de las tareas que tengo por delante, a pesar de estar poniendo un fuerte foco en lo que estoy haciendo, me da la habilidad de controlar si puedo seguir concentrado o si debo empezar a “levantar el pie del acelerador y prepararme para lo que sigue”.

¿Qué tan larga debe ser esa imagen? O en otros términos ¿Cuál debe ser la escala temporal de mi nivel de anticipación? La primera respuesta es por supuesto que “depende de la velocidad” a la que esté viajando. De la misma manera que no podemos poner nuestra mirada de anticipación a la misma distancia conduciendo a 40, 60, 100 o 130  km/h, no será la misma escala de previsión la que necesite una persona con una vida tranquila o moderada con la de alguien que tenga un trabajo exigente, una agenda social recargada y una vida familiar con varios hijos en edad escolar.

Cuando hacemos la planificación anual, mensual y semanal solemos generar una imagen útil de los compromisos que se nos vienen encima. Luego, la realidad empieza a hacer su trabajo de generar fricción alterando nuestros planes, razón por la cual debemos estar regularmente haciendo correcciones de rumbo.

Nuestra anticipación la define lo que yo llamo nuestro “sistema de navegación” (Calendario+Lista de Tareas) el cual me permite visualizar la escala temporal con rapidez. Tengo el mapa de navegación disponible, la posición horaria en la que estoy ya es dato (con independencia de usar una agenda electrónica o en papel) y  mi listado de tareas por hacer.

Cada vez que decido lo que tengo que hacer a continuación, doy una mirada rápida a como está la situación del día. Y automáticamente genero de esa forma mi alcance de anticipación. Eso me permite eventualmente hacer un cambio de rumbo si por ejemplo cambiaron mis prioridades del día o necesito hacer una corrección al plan diario por  cualquier motivo. Como resultado, tengo la capacidad de actuar mucho antes que si trabajara con mi mente exclusivamente puesta en lo que tengo delante.

La anticipación me permite por ejemplo definir alarmas en las tareas o las citas de las que seguro me enteraré porque simultáneamente sonarán en mi Blackberry. No siempre son necesarias, y es por eso que anticiparme me permite reducirlas a los pocos casos que las justifican.




Con la mente puesta en lo que hacemos, y la adecuada mirada de anticipación, podremos actuar con muchísima más eficacia y flexibilidad que si nos lanzamos sin freno a ejecutar sin pensar aunque sea un poco. Al igual que un buen conductor, no perderemos el rumbo, cumpliremos nuestros planes y/o los adaptaremos a la siempre cambiante realidad, utilizando un mínimo de recursos físicos.


Enlaces Relacionados 

martes, 12 de febrero de 2013

Balance-Hora de Recargar las Pilas

Así como el problema del granjero que mató a su gallina de los huevos de oro, tu cuerpo y tu mente son tus herramientas más importantes, y debes mantenerlas en forma. De vez en cuando debes "recargar las pilas"...


Ambos tienen que estar afinados para que puedas usarlos cuando más los necesites. El manejo de los tiempos de reposición de energía es fundamental para mejorar tu vida productiva.

Por mucho que te esfuerces trabajando más y cada vez más duro, al final del día, tarde o temprano agotarás tu reserva de energías. Si no prestas atención y no te organizas adecuadamente, te encontrarás con que para hacer todo lo que “supuestamente deberías” no te alcanzan ni siquiera las 24 horas del día, aún suponiendo que pudieras usarlas a pleno.

No pierdas de vista que no puedes trabajar las 24 horas. Al menos no podrás mantener ese ritmo en forma sostenida. 


Tu cuerpo, la principal herramienta con la que cuentas, requiere tiempo para dormir, tiempo hacer tus necesidades biológicas, y mal que le pese a nuestros buenos amigos “adictos al trabajo”, tiempo para el esparcimiento.

¡Pero qué mala jugada nos ha pasado la madre naturaleza!


Como bien decía Aristóteles“la única verdad es la realidad”. En cualquier oficio las herramientas deben ser cuidadas, mantenidas, y adecuadamente utilizadas para obtener el máximo rendimiento de ellas.



Sin entrar en discusiones filosóficas del tipo “yo trabajo para vivir, no vivo para trabajar” y otras por el estilo, te darás  cuenta que aún situándote en la postura de aquel cuyas metas personales no van más allá de su actividad profesional, si éste quiere realmente obtener el máximo rendimiento de sus capacidades no podrá ignorar de ninguna manera las condiciones que su cuerpo y mente le imponen por mera naturaleza.

Deberá por lo tanto encontrar y poner en práctica el dormir la cantidad de horas adecuada; apartar su mente aunque sea de tanto en tanto de un mismo tema; hacer una cantidad mínima de ejercicio físico y porqué no mental.

El tiempo dedicado a tus seres queridos merece un punto aparte. Desde mi punto de vista es muy difícil que un individuo alcance el éxito profesional si no es capaz también de llevar adelante una vida personal satisfactoria.

El Evangelio según San Mateo (16:26) dice:


Ser supuestamente exitoso en el campo profesional y un desastre en la vida personal, para mi particular manera de ver el mundo es un completo fracaso. Un fracaso hecho y derecho. Para mí el éxito consiste en alcanzar mis metas. Y me esfuerzo a diario por mantener un sano equilibrio entre metas profesionales y personales.

Desde ya que esto parte de los siempre individuales y subjetivos valores. Pero si te faltan metas personales esto es un síntoma de estar ante un desequilibrio, el cual nunca es buen consejero.

Dedicar el tiempo necesario a los afectos, tanto familia como amigos; cultivarse espiritual, física e intelectualmente; conocer actividades ajenas a nuestra profesión; ampliar horizontes; viajar; cuidar la salud; dormir las horas necesarias son sólo algunos aspectos relevantes de una vida plena que tu “envase” requiere para mantenerse en un sano equilibrio.

Cada vez que dediques tiempo a cualquiera de estas actividades estarás recargando un poco tu reserva de energías. Como se suele decir, “estas recargando las pilas”. Recuperando fuerzas y liberando a su vez las tensiones. Es increíble como el simple hecho de apartarte (realmente) de lo que estás haciendo provoca un refresco mental que muchas veces destraba la solución a un problema.

A mí me recargan poderosamente las pilas la sonrisa de mis hijas, de mi esposa, o una buena cena entre amigos. También el leer un buen libro en vacaciones sentado a orillas del mar produce un efecto balsámico en mi de por sí elevado nivel de stress. Viajar de vez en cuando, aún por negocios, me abre la cabeza y me saca de mi rutina. Una buena película, me quita por completo de mis preocupaciones y me permite meterme aunque sea por un rato en una trama diferente a la mía.

Por supuesto, al igual que todo lo relacionado con la organización y productividad personal, se trata de un arte más que de una ciencia. Cada caso es un mundo, y lo que a uno lo distrae a otro sencillamente lo tensa. Lo importante es que prestes atención al funcionamiento de tu cuerpo y mente; que aprendas la mejor manera de sacarles provecho y les des todo lo necesario para desarrollarse en plenitud.



Enlaces Relacionados