Ir al contenido principal

Correo Electrónico – Los Usuarios Marcadores

Los usuarios marcadores son un tipo de usuario característico por su preferencia a la clasificación de correos con base en sus prioridades. No les gusta mucho invertir su tiempo en almacenar y en mantener un sistema de archivo de correos, pero a la vez le resulta importante encontrar rápido aquellos mensajes que son relevantes a su actividad. Y para ello utiliza marcas que pueden ser de distinto tipo.



La marca más sencilla que uno puede manejar sobre un correo electrónico es la de “NO LEIDO”. Es una indicación elemental de que tenemos algo que hacer con ese email. Si la cantidad de correos que se reciben está por debajo de nuestro umbral de procesamiento este sistema termina siendo el más usado por los usuarios.

Mientras uno tenga capacidad de administrar las tareas que genera nuestra interacción con el mundo a través del email con pocos mensajes, invertir en un sistema de clasificación superior a “Leído/No Leído”, o en un sistema de almacenamiento por carpetas temáticas es poco menos que un sin sentido. Nuestro sistema de organización tiene valor cuanto más funcional sea a nuestra productividad y si le tenemos que dedicar más tiempo para obtener el mismo resultado, entonces resulta en una inversión estéril.

Dicho lo anterior, está claro que el uso de un sistema de organización de correos diferente al anterior sólo se justifica cuando nuestra cantidad de correos alcanza su nivel crítico, el cual es diferente para cada persona según su propia actividad. Ahí el sistema por marca de “No Leído” hace agua, y hay que empezar a tener otro esquema.

Si a uno le sigue gustando la idea de las marcas, y como dijimos al principio no se quiere demorar demasiado tiempo buscando correos ni teniendo que invertir tiempo en un sistema de archivos al efecto, hay que pensar en usar más tipos de marcas.


Es interesante observar que al igual que los usuarios archivadores la clasificación previa aquí empieza a jugar aquí su papel. No me sirve de nada tener muchas marcas si no le dedico un poco de tiempo a pensar un esquema de clasificación que le sea útil a mi mente para responder efectivamente a mi trabajo. No importa cuantas marcas utilicemos, éstas tienen que tener sentido “para mí”. Son de mi único interés, y sólo me sirven a mí para clasificar mis acciones sobre el buzón de correo.

Sugerencia: no crear demasiadas categorías de marcas. Un sistema de clasificación es tan bueno como su “elegante simplicidad”, y uno pensando creativamente podría fácilmente crear suficiente cantidad de marcas como para que luego no pueda seguirlas adecuadamente.

Cada marca tiene que tener un sentido y propósito concreto, que se refleje adecuadamente en las acciones que vienen a continuación. Si no puedo decir con claridad para qué voy a usar esa marca, mejor dejar su creación para otro momento. Es preferible arrancar con pocas, e ir agregando conservadoramente más categorías que crear muchas de golpe y no poder digerir el engendro que luego nosotros mismos creamos. Nos provocaríamos un nivel de frustración que nos haría dar uno o varios pasos atrás.



Otro punto no menos importante es que una vez que creamos nuestro sistema de clasificación por marcas este nos impone luego la disciplina de administrarlas regularmente para evitar que el sistema se descontrole. Si el tema se trató y no tengo nada más que hacer con ese correo no puedo obviarme el paso de quitar la marca que le puse, porque si no corro el riesgo de tener que entrar nuevamente a ese correo en el futuro, y darme cuanta “nuevamente” que “no tengo nada más que hacer con esto”.

La idea como siempre es ganar tiempo, no perderlo. Si no tenemos la disciplina de mantener nuestro sistema de marcas actualizado, éste se nos puede volver en contra y habremos invertido tiempo y esfuerzo en vano. 

Enlaces Relacionados


Comentarios

Los más leídos

¿Agenda Electrónica o en Papel?

¿No sabes si invertir en una agenda electrónica o seguir con la de papel? Hay ventajas y desventajas en ambos casos... La Raíz del Problema Cuando uno trata de ver cómo se organiza, ésta decisión suele terminar influenciada por cuestiones económicas y hasta generacionales que van desde la más sencilla que es trabajar sobre papel, hasta las más elaboradas y costosas como un Microsoft Outlook sincronizado con un Smartphone y hasta con una Tablet. Como regla general, soy partidario de inclinarse por “ aquello que funcione ”. Y punto! Desde el estricto punto de vista de nuestra organización personal, si una simple agenda en papel resuelve el problema, no parece razonable gastar nuestro valioso dinero en un artefacto que encima hay que aprender a usar. El conflicto viene cuando algo produce un cambio y nuestra forma de organizarnos se empieza a estrellar contra una nueva realidad. Cuando lo que hacemos deja de funcionar hay que  adaptarse,  y a veces esto nos lleva a

Duro con el problema, suave con las personas

Solemos olvidarnos que negociamos todo el tiempo. Cada una de esas interacciones en las cuales se te pide algo o tú exiges algún resultado son como “momentos de la verdad” ... Es en esos momentos donde se define por un lado el curso de lo que estás haciendo y por el otro el clima interpersonal cotidiano en que te estarás desenvolviendo. A Negociar... La negociación es un proceso en el cual dos o más interlocutores intentan alcanzar un acuerdo que satisfaga sus intereses y en el que cualquiera de las partes tiene la posibilidad de "decir que no" . En los ámbitos cotidianos como el trabajo o el hogar es común olvidarse lo importantes que son las habilidades de negociación, especialmente si no se trata de una de esos casos en que son planificadas como indican los buenos manuales: entendiendo los intereses de la otra parte, comunicando y ofreciendo alternativas de mutuo beneficio. Lo que no suele ocurrir es que las personas entiendan y asimilen l

¿Puede ser Urgente pero No Importante?

La decisión de ejecutar o no una determinada tarea requiere que meditemos aunque sea de manera muy rápida sobre la conveniencia o no de hacerla. Sus niveles de urgencia e importancia son variables que podemos usar para realizar la elección. Ahora, si algo es urgente, ¿puede no ser importante? De las técnicas para discriminar aquello que nos conviene hacer, una de las más reconocidas es la de asignar prioridades  a cada una de las tareas y luego empezar por las más importantes siguiendo hacia las que lo son menos. Algunas Maneras de Priorizar He visto muchas formas de hacer esto, desde una asignación básica por “Alta/Media/Baja” (o 1/2/3), pasando por un incremento moderado de las prioridades por ejemplo hasta cinco (las antiguas agendas Palm permitían hacer esto), hasta listados con prioridades ilimitadas, donde uno ordena un listado asignando un número de prioridad a cada tarea en forma correlativa. Este último, con un modelo de listado de tareas de tipo GTD que crece expon

Este Blog Tiene una Licencia Creative Commons

Uso de Cookies - Notificación

ComoMeOrganizo.com utiliza tecnología de cookies para analizar la navegación de usuarios con fines exclusivamente estadísticos y sin involucrar ninguna información relacionada con datos de identidad. Dicho servicio es provisto por Google Inc. y puede ser deshabilitado a través de las opciones de configuración disponibles en el navegador.

Sígueme en Twitter!