Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2012

¿Cómo saber si se tiene el control?

Cuando logramos tener bajo control nuestras actividades, tanto las obligaciones como nuestros más caros proyectos personales, se produce una sensible reducción en nuestros niveles de stress y un incremento de nuestra capacidad creativa. ¿Cómo podemos saber si hemos llegado a una situación adecuada o si tenemos que seguir mejorando nuestro sistema de organización aún más? Saber que tengo mis cosas bajo control es una de esas sensaciones tranquilizadoras que me permite dedicarme a aquellos asuntos que más me gustan. Llevando el tema un poco más allá, cuando tengo que hacer frente a mis obligaciones, si se trata de tareas delicadas que requieren mucha atención, el saber que no tengo algún tema explotando por ahí me permite sostener el enfoque en lo que hago. David Allen trata sobre este tema en “Getting Things Done” desde la óptica de lograr un estado tal que al confiar plenamente en nuestro sistema de organización nos liberamos del stress que nos provoca tener nuestros

Introducción

Indice de Contenidos > Introducción Introducción Empecemos por lo Básico ¿Por que Organizarse? La Recarga Administrativa Sacarse las Cosas de la Cabeza El valor intangible de una buena organización La Mejora Contínua Sobre el Recurso "Tiempo" El Tiempo es tu Recurso Central Si quieres ser proactivo usa bien tu tiempo Bibliografía Recomendada

El Balance entre Vida y Trabajo

Indice de Contenidos > El Balance entre Vida y Trabajo El Balance entre Vida y Trabajo Balance - Hora de Recargar las Pilas El Balance entre Vida y Trabajo - El Arte de Administrar Contextos La primera regla para balancear entre Vida y Trabajo   Bibliografía Recomendada

La primera regla para balancear entre Vida y Trabajo

La herramienta principal para balancear entre vida y trabajo es la capacidad de lograr que los elementos de un mundo no se crucen con el otro...  O al menos reducir todo lo que se pueda dicho cruce. ¿Debemos sostener una disciplina de hierro en este sentido, o debemos olvidarnos por completo de separar nuestras vidas personal y profesional porque es una meta de imposible cumplimiento? Ubiquémonos por un momento en un escenario imaginario donde podamos claramente delimitar el alcance de nuestras tareas y en el que nos aseguremos sin ninguna posibilidad de duda que nuestra vida laboral no interfiere en nuestros asuntos personales y viceversa. En ese mundo ideal, dejaríamos automáticamente de pensar en los problemas del trabajo cuando cruzamos la puerta de la oficina hacia la calle. Asimismo nuestros problemas personales quedarían en casa cuando nos dirigimos al trabajo. Ese mundo ideal no existe, a pesar de lo cual sigue siendo un escenario deseable. Si un

Este Blog Tiene una Licencia Creative Commons