Ir al contenido principal

Hábitos - Cuidado con la optimización permanente

 Si piensas que la mejor manera de encarar tu trabajo es optimizando constantemente tu organización, te recomiendo que leas estas líneas. 


Con mucha frecuencia se encuentra gente tratando de optimizarlo todo. Desde el camino que siguen para obtener el viaje de menor recorrido, pasando por la mejor relación costo/beneficio de cada cosa que necesiten comprar, hasta la forma de ordenar las repisas de appliances para no tener que mover mucho la mano cuando tienen que encender alguno. Revisan lo que tienen entre manos una y otra vez buscando obtener la más mínima ventaja.

 

Esto puede llevar a algunas exageraciones.

Por un lado, el tiempo adicional invertido tiene un costo, que frecuentemente no es considerado. La optimización debe tener como contrapartida un beneficio “relevante” para justificarla. Aquí entra a tallar la ley de rendimientos decrecientes que se estudia en economía. Llegado un determinado punto, a medida que se incrementa la cantidad del recurso invertido (en este caso tiempo y esfuerzo), su utilidad marginal se reduce.

El principio de racionalidad limitada, formulado por Herbert Simon en su libro “Models of Man” de 1957, puede resumirse en el siguiente concepto:

 

El ser humano satisface, no optimiza.

 

Y esto ocurre porque los individuos somos limitados en nuestra racionalidad fundamentalmente por tres factores:

 

a)    La información disponible

b)    La limitación cognoscitiva de la mente humana

c)    El tiempo disponible para tomar la decisión.

Esto explica por qué lo normal es tomar decisiones en condiciones de incertidumbre. Y por mucha herramienta tecnológica que utilices en la era de la información.

Como bien dijo Bertrand Russel,

“La exigencia de certidumbre es natural en el hombre, pero, no obstante, es un vicio intelectual”.

La vida es incierta por naturaleza, y paradójicamente buscamos siempre certezas.

Cuando llevamos esto al campo de la productividad personal, puedes llegar a encontrarte que cuando volteas a mirar el reloj en tu muñeca dedicaste más tiempo a la optimización de tu sistema de organización que “al hacer” en sí mismo, que es precisamente el objeto de todo el asunto.

Por eso muchas veces es preferible una metodología práctica, y que funcione rápidamente, aun siendo imperfecta, a una metodología perfecta pero que requiera horas y horas de análisis para obtener el resultado “perfecto”. Termina siendo un despropósito.

 

En Resumen

Encuentra primero “tu” sistema de organización personal, ese que satisfaga tus necesidades para poder alcanzar tus objetivos. Optimízalo luego si encuentras puntos de mejora aplicando la mejora contínua. Pero no busques eternamente el sistema perfecto. Lo único que lograrás es dedicar más y más tiempo para pocas ventajas y mucho tiempo productivo desperdiciado.

 

Enlaces Relacionados 

Comentarios

Este Blog Tiene una Licencia Creative Commons

Uso de Cookies - Notificación

ComoMeOrganizo.com utiliza tecnología de cookies para analizar la navegación de usuarios con fines exclusivamente estadísticos y sin involucrar ninguna información relacionada con datos de identidad. Dicho servicio es provisto por Google Inc. y puede ser deshabilitado a través de las opciones de configuración disponibles en el navegador.

Sígueme en Twitter!