Ir al contenido principal

Correo Electronico-Vaya directo al grano


Lo bueno si breve dos veces bueno. Este viejo refrán nunca fue más importante que con el correo electrónico. Los mensajes demasiado largos son el enemigo total de la ejecutividad. Vaya “directo al grano”.




Mucha gente se toma la costumbre de crear correos electrónicos ignorando que si bien es una expresión más moderna de la antigua correspondencia su dinámica es un poco diferente, especialmente en lo que se refiere a reglas de etiqueta e impacto.

Por empezar, en los tiempos antiguos las cartas se demoraban días (y hasta meses) en llegar. El mensaje que el remitente debía preparar tenía que estar en consonancia con esos tiempos. Y como éstos eran más lentos, las formas de cortesía eran esenciales para su uso. Quien se apartara de éstas quedaba fuera de las normas generales de uso y sus resultados no serían los buscados.

Así, el uso de un lenguaje floreado, lleno de adjetivos para generar una buena predisposición en el interlocutor era una regla básica. De la misma forma ocurría con el uso de fórmulas estándar para saludar o despedirse, las cuales de breves no tenían nada.

El email tiene una característica particular que cambia completamente el escenario. Llega, a los efectos de esta discusión, de manera prácticamente instantánea.

Cuando el tiempo de recepción del mensaje cambia tan abruptamente, es inevitable el cambio de paradigma. Las formas necesarias para una comunicación efectiva empiezan a ser otras, y el no abusar del tiempo del interlocutor es una de ellas.
Entendamos que si el mensaje llega de inmediato, los intercambios de mensajes pueden ser varios en un lapso relativamente breve de tiempo. Si el contenido del email es 90% formas y 10% es lo que representa realmente el núcleo de lo que se quiso decir, entonces quiere decir que el tiempo perdido en formalidades sin valor por sí mismas pasa a ser considerable en una secuencia importante de interacciones.

A eso agreguemos que el volumen de correspondencia electrónica no tiene ningún parecido con lo considerado normal antes de su aparición. O sea que las personas pueden tener muchos intercambios de mensajes no con una, sino con muchas personas e instituciones.

Así, una de las reglas básicas de la escritura de correspondencia electrónica pasa a ser:

“Vaya directo al grano”

Y esto no quiere decir que se vaya a ser descortés al ir directo al punto. Algunas formas básicas se pueden mantener y la buena educación siempre paga. Pero las reglas y las necesidades de apurar los tiempos son las mismas para todos los interlocutores, y una persona que respeta los tiempos de otra es apreciada enormemente.

Aún en los tiempos de los Smartphones, donde encima se escribe correo electrónico en los lugares más insólitos, ésta regla se convierte en máxima. Lo más probable es que quien recibe el email no tenga el tiempo necesario para leer una larga lista de renglones, y en cuanto se percate de ello sencillamente lo posponga (tal vez no sea lo más conveniente a nuestros intereses). 
Además las respuestas suelen terminar escritas con abreviaturas, porque es complicado ponerse quisquilloso en escribir como si estuviéramos sentados tranquilamente escribiendo en la comodidad de nuestro escritorio. Así el “Saludos”, se convierte rápidamente en “Sds” y los “OK” reinan en un ambiente en el que a lo sumo lo que se necesita es una confirmación de que se recibió el mensaje. Sin llegar al tipo de comunicación casi telegráfica e ilegible de mucha gente en el SMS, la brevedad termina siendo una habilidad recomendable de adquirir.

Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Menor tiempo de escritura; menor tiempo de revisión y corrección; menor tiempo de lectura; menor tiempo de reacción; menor tiempo a la obtención de resultados. El beneficio es para todas las partes involucradas.



Enlaces Relacionados 

Comentarios

Los más leídos

Duro con el problema, suave con las personas

Solemos olvidarnos que negociamos todo el tiempo. Cada una de esas interacciones en las cuales se te pide algo o tú exiges algún resultado son como “momentos de la verdad” ... Es en esos momentos donde se define por un lado el curso de lo que estás haciendo y por el otro el clima interpersonal cotidiano en que te estarás desenvolviendo. A Negociar... La negociación es un proceso en el cual dos o más interlocutores intentan alcanzar un acuerdo que satisfaga sus intereses y en el que cualquiera de las partes tiene la posibilidad de "decir que no" . En los ámbitos cotidianos como el trabajo o el hogar es común olvidarse lo importantes que son las habilidades de negociación, especialmente si no se trata de una de esos casos en que son planificadas como indican los buenos manuales:    escuchando con atención   para entender los intereses de la otra parte,  comunicando los propios y ofreciendo alternativas de mutuo beneficio. Lo que no suele ocurri

¿Agenda Electrónica o en Papel?

¿No sabes si invertir en una agenda electrónica o seguir con la de papel? Hay ventajas y desventajas en ambos casos... La Raíz del Problema Cuando uno trata de ver cómo se organiza, ésta decisión suele terminar influenciada por cuestiones económicas y hasta generacionales que van desde la más sencilla que es trabajar sobre papel, hasta las más elaboradas y costosas como un Microsoft Outlook sincronizado con un Smartphone y hasta con una Tablet. Como regla general, soy partidario de inclinarse por “ aquello que funcione ”. Y punto! Desde el estricto punto de vista de nuestra organización personal, si una simple agenda en papel resuelve el problema, no parece razonable gastar nuestro valioso dinero en un artefacto que encima hay que aprender a usar. El conflicto viene cuando algo produce un cambio y nuestra forma de organizarnos se empieza a estrellar contra una nueva realidad. Cuando lo que hacemos deja de funcionar hay que  adaptarse,  y a veces esto nos lleva a

¿Puede ser Urgente pero No Importante?

La decisión de ejecutar o no una determinada tarea requiere que meditemos aunque sea de manera muy rápida sobre la conveniencia o no de hacerla. Sus niveles de urgencia e importancia son variables que podemos usar para realizar la elección. Ahora, si algo es urgente, ¿puede no ser importante? De las técnicas para discriminar aquello que nos conviene hacer, una de las más reconocidas es la de asignar prioridades  a cada una de las tareas y luego empezar por las más importantes siguiendo hacia las que lo son menos. Algunas Maneras de Priorizar He visto muchas formas de hacer esto, desde una asignación básica por “Alta/Media/Baja” (o 1/2/3), pasando por un incremento moderado de las prioridades por ejemplo hasta cinco (las antiguas agendas Palm permitían hacer esto), hasta listados con prioridades ilimitadas, donde uno ordena un listado asignando un número de prioridad a cada tarea en forma correlativa. Este último, con un modelo de listado de tareas de tipo GTD que crece expon

Este Blog Tiene una Licencia Creative Commons

Uso de Cookies - Notificación

ComoMeOrganizo.com utiliza tecnología de cookies para analizar la navegación de usuarios con fines exclusivamente estadísticos y sin involucrar ninguna información relacionada con datos de identidad. Dicho servicio es provisto por Google Inc. y puede ser deshabilitado a través de las opciones de configuración disponibles en el navegador.