Ir al contenido principal

Agenda-Contactos-El fax ya no...

Cuando cargamos en nuestra agenda algún contacto, solemos tratar de ser lo más profesionales posible y cargamos toda la información disponible, incluido el número de fax. Bueno, ya es hora de pensar que no hace falta más …




Por años cuando cargaba los datos de contacto de quien me entregaba su tarjeta personal solía incluir toda la información que recibía y esto incluía el número de fax. La verdad es que la práctica se convirtió en obsoleta a esta altura. Casi nadie lo usa, pero lo más importante. Casi nunca yo lo uso.

Desde que empecemos a utilizar hace años el correo electrónico, el fax empezó a entrar en desuso. Ya en su libro “Being Digital” (un libro que por cierto recomiendo a pesar de que muchas de sus predicciones están dirigidas al pensamiento y comprensión tecnológicas de hace un par de décadas), Nicolás Negroponte hablaba de la falta de sentido de seguir utilizando un sistema que era demasiado engorroso para el quehacer cotidiano comparado con la ágil dinámica del email.

De cualquier forma, llamativamente ha persistido a lo largo de los años la presencia de esas costosas cajitas en muchas oficinas y la razón es que algunas instituciones (hasta bancarias incluso) prefieren el uso del fax como constancia de una comunicación fehaciente, a pesar de que no siempre ni en todos lados tiene peso desde el punto de vista legal.

Ahora, cuando en las tarjetas personales que entregan los ejecutivos sigue apareciendo el número de fax, nos enfrentamos a una realidad innegable. Nadie en su sano juicio lo elije para enviar ningún tipo de mensaje ante la miríada de opciones disponible en la actualidad. Peor aún, en caso de ser enviado es muy común que el mensaje no sea visto por el destinatario, o puede ocurrir también que lo recibe en su escritorio mucho tiempo después del envío, porque en muchas oficinas se evaporó de las rutinas la verificación del estado de la bandeja de entrada del fax. Ergo, no sirvió de nada usarlo.

Como inconveniente adicional, muchas de las veces que necesito obligadamente enviar algo por este arcaico sistema, me veo además envuelto en la muy poco productiva tarea de verificar que se lo haya recibido. No pocas veces me ocurrió enviar algo, quedarme tranquilo con la recepción del reconocimiento de recepción de la máquina (ACK OK), y que nadie del otro lado se percate que llegó a menos que los llame o les envíe correo solicitando confirmación por el medio alternativo. Más engorro imposible.

Con lo cual desde hace ya bastante tiempo dejé de incluir el número de fax en el campo correspondiente de mi agenda de contacto. Si bien es cierto que no cuesta más que unos pocos segundos cargarlo, es un dato que ya califico sin vueltas de innecesario y la probabilidad de que se lo use una vez cargado es menor al uno por mil. Aún peor,  en caso de incluirlo debo lidiar con él cuando hago backups de mi agenda (espacio) o cuando preparo listados de invitados utilizando archivos intermedios como los .xls o .csv. Decididamente no me agrega ningún valor y hasta molesta.



¿Cuándo me tomo el trabajo de cargar el número de fax? Exclusivamente cuando me lo solicita una institución con la que trabajo regularmente y que lo requiere dentro de sus procedimientos de rutina. Hasta ahora bancos y empresas de seguro. Y tengo que hacer bastante esfuerzo para recordar en qué otro caso pude llegar a necesitarlo en los últimos años (y podríamos decir en las últimas dos décadas). Es más, ni siquiera lo cargo cuando recibo el primer dato de contacto. Lo hago cuando tengo que hacer un trámite y explícitamente me solicitan enviar el documento a través del número de fax.

Para todo lo demás, jamás guardo el número de fax.


Enlaces Relacionados 

Comentarios

Los más leídos

Duro con el problema, suave con las personas

Solemos olvidarnos que negociamos todo el tiempo. Cada una de esas interacciones en las cuales se te pide algo o tú exiges algún resultado son como “momentos de la verdad” ... Es en esos momentos donde se define por un lado el curso de lo que estás haciendo y por el otro el clima interpersonal cotidiano en que te estarás desenvolviendo. A Negociar... La negociación es un proceso en el cual dos o más interlocutores intentan alcanzar un acuerdo que satisfaga sus intereses y en el que cualquiera de las partes tiene la posibilidad de "decir que no" . En los ámbitos cotidianos como el trabajo o el hogar es común olvidarse lo importantes que son las habilidades de negociación, especialmente si no se trata de una de esos casos en que son planificadas como indican los buenos manuales:    escuchando con atención   para entender los intereses de la otra parte,  comunicando los propios y ofreciendo alternativas de mutuo beneficio. Lo que no suele ocurri

¿Agenda Electrónica o en Papel?

¿No sabes si invertir en una agenda electrónica o seguir con la de papel? Hay ventajas y desventajas en ambos casos... La Raíz del Problema Cuando uno trata de ver cómo se organiza, ésta decisión suele terminar influenciada por cuestiones económicas y hasta generacionales que van desde la más sencilla que es trabajar sobre papel, hasta las más elaboradas y costosas como un Microsoft Outlook sincronizado con un Smartphone y hasta con una Tablet. Como regla general, soy partidario de inclinarse por “ aquello que funcione ”. Y punto! Desde el estricto punto de vista de nuestra organización personal, si una simple agenda en papel resuelve el problema, no parece razonable gastar nuestro valioso dinero en un artefacto que encima hay que aprender a usar. El conflicto viene cuando algo produce un cambio y nuestra forma de organizarnos se empieza a estrellar contra una nueva realidad. Cuando lo que hacemos deja de funcionar hay que  adaptarse,  y a veces esto nos lleva a

¿Puede ser Urgente pero No Importante?

La decisión de ejecutar o no una determinada tarea requiere que meditemos aunque sea de manera muy rápida sobre la conveniencia o no de hacerla. Sus niveles de urgencia e importancia son variables que podemos usar para realizar la elección. Ahora, si algo es urgente, ¿puede no ser importante? De las técnicas para discriminar aquello que nos conviene hacer, una de las más reconocidas es la de asignar prioridades  a cada una de las tareas y luego empezar por las más importantes siguiendo hacia las que lo son menos. Algunas Maneras de Priorizar He visto muchas formas de hacer esto, desde una asignación básica por “Alta/Media/Baja” (o 1/2/3), pasando por un incremento moderado de las prioridades por ejemplo hasta cinco (las antiguas agendas Palm permitían hacer esto), hasta listados con prioridades ilimitadas, donde uno ordena un listado asignando un número de prioridad a cada tarea en forma correlativa. Este último, con un modelo de listado de tareas de tipo GTD que crece expon

Este Blog Tiene una Licencia Creative Commons

Uso de Cookies - Notificación

ComoMeOrganizo.com utiliza tecnología de cookies para analizar la navegación de usuarios con fines exclusivamente estadísticos y sin involucrar ninguna información relacionada con datos de identidad. Dicho servicio es provisto por Google Inc. y puede ser deshabilitado a través de las opciones de configuración disponibles en el navegador.