martes, 27 de diciembre de 2011

Hábitos – Haga algo Importante


Nuestra carga diaria de trabajo puede estar tan repleta de actividades y obligaciones alejadas de nuestras metas que podemos terminar olvidándonos de hacer aquello que realmente importa. Asegúrese al menos de hacer algo de lo que usted considera importante durante el día para poder así disfrutar del placer de haber aprovechado su tiempo.




Sin importar lo atiborrados de trabajo que estemos, siempre queremos mantener nuestro foco en las metas que nos propusimos. Todos sabemos internamente qué actividades son las verdaderamente importantes para alcanzarlas. Sólo debemos asegurarnos de hacerlas.

Es claro que tenemos que ser flexibles, y que tenemos que adaptarnos a las cambiantes circunstancias de nuestro día. Pero no por eso tenemos que olvidarnos de las cosas que hacen que valga la pena lo que hacemos. Es más: es imperioso que no permitamos que eso ocurra. Podemos tener un período en el cual el mundo nos descarrila del objetivo, pero a la primera de cambio debemos volver a la senda correcta. 

En su libro "Las Seis Claves del Exito", Stuart Levine recomienda hacer una cosa importante por día. Me parece un excelente consejo, a pesar de que uno preferiría dedicar enteramente su tiempo a las cosas realmente importantes.

Obviamente para lograr hacer las cosas que realmente importan, es fundamental haberlas identificado primero. Aquí entran en juego la planificación previa y su elemento infaltable: la visión.

El hacer a diario algo importante nos distinguirá, porque no sólo seremos eficientes en cumplir nuestras obligaciones, sino que los resultados comenzarán a llegar más allá de lo esperado. Ahí se nota la verdadera diferencia.

¿Qué cosas son importantes? Bueno, ese es un gran tema en sí mismo pero para empezar importantes son aquellas cosas que nos acercan a nuestros objetivos; esas que nos permiten cumplir nuestros deseos o las metas que tenemos que cumplir. Las personas eficaces no sólo hacen mucho sino que ponen en juego su  pericia e inteligencia para decidir dónde es importante invertir su tiempo y esfuerzo a cada momento.

Si lo que hacemos es realmente importante, tiene que haber agregado valor al tema en cuestión. Tiene que haber sido nuestro toque personal, ese que nos distingue del común de los mortales.



StephenCovey en su legendaria obra “Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva” habla del balance P/CP (Producción/Capacidad de Producción). Muchas veces las cosas más importantes que tenemos que hacer se relacionan con aquello que potencia nuestra capacidad de hacer. Es común que al no tratarse de urgencias se termine siempre demorando estas actividades, lo cual denota un enfoque organizativo excesivamente puesto en lo inmediato, como el del típico “bombero” que vive su día apagando incendios. Aquellos capaces de romper ese paradigma son los que resultan excelentes en lo suyo.

A título de la vida personal, mucho de lo importante está en aquellas cosas que a uno lo energizan. Compartir momentos especiales en familia; ver nuestro programa favorito o leer un buen libro. Un café compartido con los amigos, o quizás ese viaje anhelado por años. Son esas cosas que nos movilizan y que no deben quedar desatendidas.

Hagamos al menos una cosa importante en nuestro día. Disfrutemos el hecho de avanzar en la dirección correcta. El alcanzar nuestras metas depende de ello.

Enlaces Relacionados