Ir al contenido principal

¿Llamo o Envío Email?


La elección entre enviar un correo electrónico o usar el teléfono es una decisión que muchas veces tomamos sin pensar demasiado. En la era de facebook, twitter y todo tipo de servicios de mensajería, ésta disyuntiva sigue manteniendo su importancia. Incluso en algunas ocasiones puede ser conveniente un uso combinado de ambas herramientas…



Nos tenemos que comunicar con alguien, y tenemos que decidir que herramienta de comunicación usar. Digamos que estamos entre una llamada telefónica o el email. Asumamos que hoy por hoy con dispositivos Smartphone como el IPhone y el Blackberry o las tablets, ya es casi irrelevante preguntarse si el problema es estar o no en movimiento o en un escritorio.

Para empezar, el teléfono me brinda lo siguiente:

1)    Percibo el tono e inflexiones de voz de mi interlocutor

2)    Transmito mi propio sentido de urgencia/necesidad al tema

3)    Me aseguro que quien me escucha reciba el mensaje (que haya prestado la debida atención es otro problema, pero puedo hasta tener una percepción de eso)

4)    Puedo actuar sobre la primera reacción de mi interlocutor cuando noto una recepción favorable o no a mi planteo.


Por otro lado, desde el punto de vista del email tengo las  siguientes ventajas:

1)    Dejo una constancia escrita de la solicitud

2) Me permite disparar oficialmente el tema usando una herramienta estándar de la empresa

3)  Me evita quedar colgado tratando de localizar a la persona. No es necesario dejar el tema pendiente, aunque sí es necesario darle seguimiento.

4)  Puedo enviar simultáneamente el mismo mensaje a más de una persona.


Decidir entre éstas alternativas es frecuente. No obstante, lo común es que la gente use lo primero que tiene a mano sin detenerse a pensar si es lo más conveniente. No debe sorprender que una persona sentada en su escritorio delante de su PC tienda más a enviar un email aún teniendo a su interlocutor a una par de escritorios de distancia, o que en caso que se encuentren en la calle atinen a llamar a una persona, a pesar que el tema requiera sentarse unos minutos para asentar el caso formalmente y de manera prolija. Un iPad puede ayudar, pero requiere de cierta predisposición a sentarse a escribir y en la calle no siempre estamos en las mejores condiciones (ni que hablar sobre el hecho que manejando el auto no es la opción más prudente).



La cuestión de no dejar el tema en el aire no es menor. Hay un viejo refrán que dice que a las palabras se las lleva el viento. Y en la empresa moderna esto es cada vez más cierto, en la medida que tenemos gente permanentemente recargada de tareas de manera descontrolada. Muchas veces ni siquiera es mala voluntad. Es que sencillamente si no tienen el tema por escrito delante de sus narices no lo retienen en su mente, a menos que sean “extremadamente organizadas”.

En más de una ocasión termino haciendo las dos cosas. Primero envío el correo, explicando oficialmente el pedido, y luego llamo a la persona para que en una interacción más suave pueda explicar mejor la visión del problema y lo que se requiere de él desde el punto de vista del trabajo. O al revés, llamo a alguien primero para avisarle del tema, identificar un par de alternativas rápidamente y ponerlo en alerta, para luego enviarle un correo al contacto con el cual pueda empezar a trabajar. A veces, sin un pedido por escrito ciertos procesos sencillamente no se inician.

Como dijimos en otra ocasión, es cuestión de “Pensar antes de actuar”. Evitar lanzarse como desaforado a escribir o discar (ustedes me entienden) sin meditar mínimamente qué es lo que queremos o si eso que queremos lo conseguiremos por ese medio.

Esta forma de proceder, la elección del medio más adecuado, hace más prolijo el trabajo cotidiano, simplifica las relaciones y las mantiene en el tiempo, en la medida que mejora la efectividad y fluidez de la comunicación. Evitar pensar que todo es una emergencia y usar adecuadamente las herramientas de comunicación redunda en enormes beneficios a nuestra productividad y especialmente a nuestra calidad de vida en la relación con los demás, tanto en el ámbito laboral como en el personal.


 Enlaces Relacionados 

Comentarios

  1. Me parece que voy a empezar a traducir en italiano estas entradas... Como me gustaria que la gente PIENSE antes de actuar! A veces el e mail es la mejor opciòn para no "molestar" con banalidades... ;-) Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario!

    Saludos

    JC

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Los más leídos

¿Agenda Electrónica o en Papel?

¿No sabes si invertir en una agenda electrónica o seguir con la de papel? Hay ventajas y desventajas en ambos casos... La Raíz del Problema Cuando uno trata de ver cómo se organiza, ésta decisión suele terminar influenciada por cuestiones económicas y hasta generacionales que van desde la más sencilla que es trabajar sobre papel, hasta las más elaboradas y costosas como un Microsoft Outlook sincronizado con un Smartphone y hasta con una Tablet. Como regla general, soy partidario de inclinarse por “ aquello que funcione ”. Y punto! Desde el estricto punto de vista de nuestra organización personal, si una simple agenda en papel resuelve el problema, no parece razonable gastar nuestro valioso dinero en un artefacto que encima hay que aprender a usar. El conflicto viene cuando algo produce un cambio y nuestra forma de organizarnos se empieza a estrellar contra una nueva realidad. Cuando lo que hacemos deja de funcionar hay que  adaptarse,  y a veces esto nos lleva a

Duro con el problema, suave con las personas

Solemos olvidarnos que negociamos todo el tiempo. Cada una de esas interacciones en las cuales se te pide algo o tú exiges algún resultado son como “momentos de la verdad” ... Es en esos momentos donde se define por un lado el curso de lo que estás haciendo y por el otro el clima interpersonal cotidiano en que te estarás desenvolviendo. A Negociar... La negociación es un proceso en el cual dos o más interlocutores intentan alcanzar un acuerdo que satisfaga sus intereses y en el que cualquiera de las partes tiene la posibilidad de "decir que no" . En los ámbitos cotidianos como el trabajo o el hogar es común olvidarse lo importantes que son las habilidades de negociación, especialmente si no se trata de una de esos casos en que son planificadas como indican los buenos manuales: entendiendo los intereses de la otra parte, comunicando y ofreciendo alternativas de mutuo beneficio. Lo que no suele ocurrir es que las personas entiendan y asimilen l

¿Puede ser Urgente pero No Importante?

La decisión de ejecutar o no una determinada tarea requiere que meditemos aunque sea de manera muy rápida sobre la conveniencia o no de hacerla. Sus niveles de urgencia e importancia son variables que podemos usar para realizar la elección. Ahora, si algo es urgente, ¿puede no ser importante? De las técnicas para discriminar aquello que nos conviene hacer, una de las más reconocidas es la de asignar prioridades  a cada una de las tareas y luego empezar por las más importantes siguiendo hacia las que lo son menos. Algunas Maneras de Priorizar He visto muchas formas de hacer esto, desde una asignación básica por “Alta/Media/Baja” (o 1/2/3), pasando por un incremento moderado de las prioridades por ejemplo hasta cinco (las antiguas agendas Palm permitían hacer esto), hasta listados con prioridades ilimitadas, donde uno ordena un listado asignando un número de prioridad a cada tarea en forma correlativa. Este último, con un modelo de listado de tareas de tipo GTD que crece expon

Este Blog Tiene una Licencia Creative Commons

Uso de Cookies - Notificación

ComoMeOrganizo.com utiliza tecnología de cookies para analizar la navegación de usuarios con fines exclusivamente estadísticos y sin involucrar ninguna información relacionada con datos de identidad. Dicho servicio es provisto por Google Inc. y puede ser deshabilitado a través de las opciones de configuración disponibles en el navegador.

Sígueme en Twitter!