Ir al contenido principal

Lo Importante son las Preguntas

El proceso de organizarse es de tipo racional. Requiere que pongas en juego tu intelecto, eso que nos distingue de las animales que actúan por instinto. Parte relevante del razonar requiere que te hagas preguntas y las respondas. ¿Pero, son más importantes las preguntas o las respuestas?




Pretender que un sistema de organización resuelva todos nuestros problemas es un error desde el principio. La parte fundamental de organizarse es precisamente la que no entra en ningún sistema formal. El proceso racional de analizar lo que tenemos entre manos, elegir qué hacer, y hacerlo conforme a nuestro mejor saber y entender.

Pensar es lo que nos distingue de los animales. Cuando decimos que hay que pensar antes de actuar justamente estamos atacando la postura del “deja de pensar tanto y pónte a trabajar”. Por tentador que resulta, producto de su simpleza, ésta manera de “no pensar” solo nos convierte en monigotes sin rumbo. Por supuesto, hay un momento en que ya se pensó todo lo necesario y lo que hay que hacer es simplemente ejecutar.

Dentro del proceso de razonamiento, más allá de cosas como la asociación, discriminación o el uso regular de las reglas de la lógica, una parte no menor la lleva un proceso básico que se repite una y otra vez.

Formular preguntas y tomarse el trabajo de responderlas.

Pero... ¿sirve cualquier pregunta? ¿Dedicamos al menos un rato a listar las dudas y luego nos ponemos con todas nuestras energías a responder?



Albert Einstein tenía una frase muy famosa al respecto y que me parece lo suficientemente ilustrativa del punto: “Si me quedara una hora para salvar al mundo, dedicaría cincuenta y nueve minutos para elegir la pregunta adecuada y el minuto restante a responderla”.

En la misma línea que una vieja frase que dice:

Es preferible encontrar una respuesta aproximada a la pregunta
correcta que una respuesta precisa a la pregunta incorrecta.

Y te preguntarás ¿a que viene todo esto? Bueno, aunque parezca mentira este ejercicio de preguntas y respuestas, que puedes encontrarlo ya sea que vayas a comprar un auto, una  computadora o un teléfono inteligente, o tengas que resolver un problema muy complejo profesional o personal, está también en el centro de un buen sistema de organización con independencia del flujo de procesos o la disciplina que le pongas.

Cuando tomas algo de la bandeja de entrada y lo revisas para ver qué es, inmediatamente tienes que preguntarte "¿Qué voy a hacer con esto?" Es muy normal enfrascarse en lo que representa. Podemos sentarnos a divagar sobre que nos gustaría hacer con esa vieja foto, ese excelente texto o la publicidad que nos llegó por correo. Pero el punto de inflexión en la organización personal surge cuando te haces la pregunta ¿Qué haré con esto? Su mera formulación te configura la mente en un modo de búsqueda de respuesta. Debes contestarla. El resultado puede ser mejor o peor, pero tendrás un resultado.

De la misma forma, el poder de la pregunta ¿cuál es la siguiente acción? oficia de poderoso catalizador de tus procesos mentales. Automáticamente tendrás que ordenar las ideas que flotan en tu cerebro y tendrás que presentar una o varias alternativas para dar respuesta.


La elección incorrecta de una pregunta (o su no formulación en el momento adecuado) tiene el efecto de dispersarte, quitándote del camino que seguías. La pregunta correcta por el contrario tiene un poderoso efecto de anclaje mental y, por consiguiente, de enfoque.

Hay muchas preguntas que en el proceso de organizarte hacen la diferencia entre hacerte más o menos productivo.

Ahora, 

¿Cuál es la mejor pregunta que tienes para responderte a diario?

  
Enlaces Relacionados 

Comentarios

Los más leídos

Duro con el problema, suave con las personas

Solemos olvidarnos que negociamos todo el tiempo. Cada una de esas interacciones en las cuales se te pide algo o tú exiges algún resultado son como “momentos de la verdad” ... Es en esos momentos donde se define por un lado el curso de lo que estás haciendo y por el otro el clima interpersonal cotidiano en que te estarás desenvolviendo. A Negociar... La negociación es un proceso en el cual dos o más interlocutores intentan alcanzar un acuerdo que satisfaga sus intereses y en el que cualquiera de las partes tiene la posibilidad de "decir que no" . En los ámbitos cotidianos como el trabajo o el hogar es común olvidarse lo importantes que son las habilidades de negociación, especialmente si no se trata de una de esos casos en que son planificadas como indican los buenos manuales:    escuchando con atención   para entender los intereses de la otra parte,  comunicando los propios y ofreciendo alternativas de mutuo beneficio. Lo que no suele ocurri

¿Agenda Electrónica o en Papel?

¿No sabes si invertir en una agenda electrónica o seguir con la de papel? Hay ventajas y desventajas en ambos casos... La Raíz del Problema Cuando uno trata de ver cómo se organiza, ésta decisión suele terminar influenciada por cuestiones económicas y hasta generacionales que van desde la más sencilla que es trabajar sobre papel, hasta las más elaboradas y costosas como un Microsoft Outlook sincronizado con un Smartphone y hasta con una Tablet. Como regla general, soy partidario de inclinarse por “ aquello que funcione ”. Y punto! Desde el estricto punto de vista de nuestra organización personal, si una simple agenda en papel resuelve el problema, no parece razonable gastar nuestro valioso dinero en un artefacto que encima hay que aprender a usar. El conflicto viene cuando algo produce un cambio y nuestra forma de organizarnos se empieza a estrellar contra una nueva realidad. Cuando lo que hacemos deja de funcionar hay que  adaptarse,  y a veces esto nos lleva a

¿Puede ser Urgente pero No Importante?

La decisión de ejecutar o no una determinada tarea requiere que meditemos aunque sea de manera muy rápida sobre la conveniencia o no de hacerla. Sus niveles de urgencia e importancia son variables que podemos usar para realizar la elección. Ahora, si algo es urgente, ¿puede no ser importante? De las técnicas para discriminar aquello que nos conviene hacer, una de las más reconocidas es la de asignar prioridades  a cada una de las tareas y luego empezar por las más importantes siguiendo hacia las que lo son menos. Algunas Maneras de Priorizar He visto muchas formas de hacer esto, desde una asignación básica por “Alta/Media/Baja” (o 1/2/3), pasando por un incremento moderado de las prioridades por ejemplo hasta cinco (las antiguas agendas Palm permitían hacer esto), hasta listados con prioridades ilimitadas, donde uno ordena un listado asignando un número de prioridad a cada tarea en forma correlativa. Este último, con un modelo de listado de tareas de tipo GTD que crece expon

Este Blog Tiene una Licencia Creative Commons

Uso de Cookies - Notificación

ComoMeOrganizo.com utiliza tecnología de cookies para analizar la navegación de usuarios con fines exclusivamente estadísticos y sin involucrar ninguna información relacionada con datos de identidad. Dicho servicio es provisto por Google Inc. y puede ser deshabilitado a través de las opciones de configuración disponibles en el navegador.