miércoles, 15 de agosto de 2012

Habilidades - Negociación


Es paradójico, pero una de las habilidades más importantes para poder ser realmente muy productivo es la de ser un hábil negociador. Esta  habilidad social tiene un impacto tanto o más profundo que muchas de las herramientas, métodos infalibles y procesos que nos invaden a diario



Es interesante cómo una de las habilidades más relevantes de nuestra productividad es la de negociar, teniendo en cuenta que la mayor parte de la bibliografía relacionada con la productividad personal centra su atención en el uso de las herramientas y los procesos que las involucran.

Sin la habilidad de negociar, nuestra capacidad de hacer sería realmente baja. Esto puede resultar poco intuitivo porque en muchas ocasiones la realidad en la que las personas se mueven tiene incorporada los resultados de negociaciones previas de forma tácita.

Cuando uno recibe una asignación de trabajo por parte de un jefe, suele existir por ejemplo una negociación previa bajo la cual la disponibilidad del tiempo para hacer la tarea, los recursos asignados y la aceptación sobre la propia capacidad de realizar la tarea se hicieron en etapas previas. Con lo cual el problema se reduce (aparentemente) a ponerse a trabajar.

Para muchas actividades, esto es un hecho dado. No significa que la negociación no exista. La misma se desarrolla bajo otros términos. Así como un trabajador al entrar en una empresa queda bajo los términos de la legislación laboral del país en que se encuentra, sin esa estructura legal dicho trabajador tendría que haber “negociado”  y puesto en un contrato los términos y condiciones bajo los cuales se pondría a realizar su labor.

Si la tarea es bien conocida, es probable que esos términos en la relación no deban modificarse. Si la tarea cambia (y puede hacerlo en muchos aspectos), uno puede tratar de verla bajo los términos del contrato original o tratar de establecer los nuevos términos para desarrollarla. Cuando se carece de la habilidad de negociar, uno siempre se expone a perder el control de su tiempo.




Cuando nos interrumpen, y elegimos decir si o no al pedido, existe una negociación interna en la cual uno decide si la interrupción merece o no ser atendida. Y cuando decimos que no a algo, si lo hacemos de la manera incorrecta las consecuencias son palpables. Podemos perder una relación comercial, estropear una confianza laboral, etc.

Cada vez que nuestro calendario nos muestra un conflicto de horarios, deberemos negociar el cambio de horario de alguna de las actividades. Más allá de cuál sea la actividad impactada, hay que contar con el acuerdo de nuestras contrapartes para mover muchas de nuestros compromisos. Negociar mal los términos del cambio es equivalente a tener consecuencias negativas a posteriori.
Cuando le preguntamos a alguien “¿necesitas realmente que haga esto ahora?” en esencia estamos mostrando nuestra posición y al mismo tiempo nuestra predisposición a acordar un nuevo momento para darle la atención que nos reclama.

Así elijamos el mejor método de organización personal; así usemos la mejor herramienta informática (nuestra computadora portátil, nuestro iPad, un iPod, el Blackberry); una gran agenda Citanova o un producto Moleskine; una o veinte bandejas de entrada, o lo que sea. 
Si no sabemos negociar, nuestra productividad alcanzará un grado muy bajo porque no podremos sostener la dirección de nuestro esfuerzo al ser incapaces de negociar la disponibilidad y el uso de nuestro propio tiempo


Enlaces Relacionados