jueves, 3 de octubre de 2013

No desactives tu teléfono fijo!


¿Piensas eliminar tu teléfono fijo del servicio activo? ¿Crees que con tu Smartphone tienes todo lo que necesitas??? 
Pues piénsalo dos veces...

Un clásico infaltable en cualquier oficina u hogar es el teléfono fijo. A pesar de los muchos años que lleva de servicio sigue aún sirviendo fielmente a su propósito de comunicarnos de una manera más viva y personal que con un texto escrito.

Se preguntarán por qué estando en pleno Siglo XXI y con las redes móviles en todo su esplendor le dedico éstas líneas a nuestro noble “Fono”. Pues bien, tiene un rol que jugar en nuestra organización personal, y es bueno entenderlo.

Un poco de historia

La red telefónica fue creada en los últimos años del siglo XIX. El problema era establecer la comunicación de voz viva de manera confiable a la vez de lograr un sistema que permitiera conectar a “todos contra todos”. Resuelto por Alexandar Graham Bell el sistema básico que permitía transmitir voz, buena parte del esfuerzo tecnológico de las décadas siguientes se enfocó en ampliar su escalabilidad, alcance  y capilaridad del servicio. En términos más simples, se buscó que llegue a todas las casas y oficinas posibles para que todos pudieran hablar entre sí.

Cada una de las evoluciones tecnológicas que vinieron después en las redes permitieron reducir el tamaño de las centrales telefónicas, hacer el servicio más confiable y con algunas funcionalidades extra. Pero a lo largo de los años las características del servicio han sido más o menos las mismas. Tomas tu dispositivo, marcas un número y “voila: hablas con tu interlocutor del otro lado del auricular.

Las redes móviles para poder operar desde sus inicios han aprovechado algunas ventajas tecnológicas provenientes del mundo de la computación que redujeron los requerimientos de la red para transmitir voz. Pero eso fue a un costo. Cierta pérdida en calidad de la voz por el uso de técnicas de compresión y la mayor probabilidad de que la llamada se caiga y deba volverse a establecer.

Beneficios

Las llamadas sobre teléfonos fijos tienen un beneficio palpable: la voz es clara y límpida. Esto permite percibir mejor las inflexiones de voz y los estados de ánimo de la otra parte, algo clave en las negociaciones.

El hecho de que una llamada se realice desde un teléfono en una ubicación fija elimina virtualmente el ruido externo que se recibe cuando el interlocutor se encuentra en la calle.  Esto reduce el stress de ambas partes y permite una comunicación más natural y fluida.





También es menor la probabilidad de encontrar a la persona que se llama en una reunión o una situación poco favorable para hablar, lo cual es una fuente de incomodidad para ambas partes y provoca un impacto severo en la efectividad de cualquier mensaje. Las llamadas por red fija suelen ser más distendidas y por ende más proclives a generar un buen clima entre las partes.

Otra característica del teléfono fijo es que implica la presencia en un lugar físico concreto. Este hecho en sí puede ser o no una ventaja, pero eventualmente permite acomodar el mensaje a la circunstancia.

Una ventaja que muchos  suelen olvidar porque ya estamos muy acostumbrados al uso de los smartphones es que las llamadas son más económicas si son entre teléfonos fijos. Esto también permite sostener comunicaciones más extensas en el tiempo y nutridas desde las relaciones interpersonales. Un ahorro bien concreto para nuestros bolsillos. 


Conclusión

El teléfono fijo ha sido, es y seguirá siendo una parte importante de nuestro equipo personal, y la clave para aprovechar sus ventajas es saber usarlo tanto individualmente como en conjunto con el resto de nuestras herramientas. Es necesario saber cuándo usar cada opción para obtener el mejor resultado para nuestros objetivos.


Enlaces Relacionados