Ir al contenido principal

¿Cómo saber si se tiene el control?


Cuando logramos tener bajo control nuestras actividades, tanto las obligaciones como nuestros más caros proyectos personales, se produce una sensible reducción en nuestros niveles de stress y un incremento de nuestra capacidad creativa. ¿Cómo podemos saber si hemos llegado a una situación adecuada o si tenemos que seguir mejorando nuestro sistema de organización aún más?



Saber que tengo mis cosas bajo control es una de esas sensaciones tranquilizadoras que me permite dedicarme a aquellos asuntos que más me gustan. Llevando el tema un poco más allá, cuando tengo que hacer frente a mis obligaciones, si se trata de tareas delicadas que requieren mucha atención, el saber que no tengo algún tema explotando por ahí me permite sostener el enfoque en lo que hago.

David Allen trata sobre este tema en “Getting Things Done” desde la óptica de lograr un estado tal que al confiar plenamente en nuestro sistema de organización nos liberamos del stress que nos provoca tener nuestros asuntos pendientes flotando permanentemente entre nuestro consciente e inconsciente. Y tiene toda la razón.




El punto al que quisiera referirme en éste artículo está más vinculado con el proceso por el cual vamos evaluando nuestro grado de control. ¿Cuánto control realmente necesitamos? ¿Debemos mejorar nuestra metodología o con lo que hacemos ya alcanza?

La diferencia entre tener o no el control de las actividades es sustancial desde cualquier punto de vista que queramos verlo. Pero la gran pregunta a mi modo de ver es la siguiente:

¿Cómo sabemos si nuestras cosas están
verdaderamente bajo control?

Bueno, una de las maneras de saberlo es notando como en ese estado las emergencias se reducen drásticamente. Cuando uno tiene en orden sus temas, los puede ir trabajando por adelantado, con lo cual es difícil que se vea sorprendido en falta sin tiempo suficiente para hacer algo que demoró hasta último momento. Lo qué si es seguro es que no debería padecer una emergencia por algo que estuvo en sus manos evitar. Y si se logró esto, ya es bastante decir.

Otra característica del estado “bajo control” es que uno termina estando mejor preparado para hacer frente a los imprevistos. Las cosas se salen de cauce a diario, y nuestros planes suelen dárselas contra la realidad a cada momento. Si tengo mi situación general en estado “bajo control” puedo mantener la cabeza enfocada en el problema que surge, ya sea algo no considerado en mis planes como algo totalmente repentino e imprevisible pero de lo cual no puedo evitar tener que hacerme cargo.



Un sistema de organización que me permita tomar decisiones rápidamente, me ayudará sin dudas a mantener el control con más frecuencia. Porque tengo claro mi norte, porque sé a conciencia lo que tengo pendiente, así como su relevancia y urgencia. Sabré a cada momento qué hacer y qué consecuencias acarrea esa decisión al conjunto de mis compromisos internos y externos.

De todo esto se desprende que un sistema de organización demasiado complejo corre también serios riesgos de falla en situaciones de elevada intensidad de actividades. Y esto aplica ya sea que se trate de muchos temas de corta duración o de pocas actividades pero con elevado consumo de tiempos. Si el esfuerzo que hay que poner para tener toda la información disponible excede de lo razonable, no se podrán tomar las decisiones adecuadas ni en tiempo ni en forma.

En Resumen

Para evaluar si un sistema de organización nos está ayudando a tener nuestras cosas en orden, una clave puede ser observar si está siendo confiable en no dejarme problemas pendientes con frecuencia, especialmente si el surgimiento de los mismos era previsible. Pero aún en los casos en que surjan temas imprevistos, la capacidad de hacer todo a un lado  y hacerle frente a la emergencia sin mayores consecuencias en mis otras actividades es un muy buen indicador de que “la casa está en orden”.

Enlaces Relacionados




Comentarios

  1. Hola @JC,
    Buen artículo, es verdad que "los incendios" nos indiquen cuando nuestro sistema está fallando. Si no nos aparecen temas que olvidamos realizar o compromisos adquiridos que no estamos cumpliendo, es evidente que tenemos que hacer mejoras a nuestro sistema.

    Saludos,
    Julio Ortiz
    http://notefaltatiempo.cl

    ResponderEliminar
  2. Si, ésta realimentación es una gran ayuda para el proceso de aprendizaje.Gracias Julio por tu comentario.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Los más leídos

Duro con el problema, suave con las personas

Solemos olvidarnos que negociamos todo el tiempo. Cada una de esas interacciones en las cuales se te pide algo o tú exiges algún resultado son como “momentos de la verdad” ... Es en esos momentos donde se define por un lado el curso de lo que estás haciendo y por el otro el clima interpersonal cotidiano en que te estarás desenvolviendo. A Negociar... La negociación es un proceso en el cual dos o más interlocutores intentan alcanzar un acuerdo que satisfaga sus intereses y en el que cualquiera de las partes tiene la posibilidad de "decir que no" . En los ámbitos cotidianos como el trabajo o el hogar es común olvidarse lo importantes que son las habilidades de negociación, especialmente si no se trata de una de esos casos en que son planificadas como indican los buenos manuales:    escuchando con atención   para entender los intereses de la otra parte,  comunicando los propios y ofreciendo alternativas de mutuo beneficio. Lo que no suele ocurri

¿Agenda Electrónica o en Papel?

¿No sabes si invertir en una agenda electrónica o seguir con la de papel? Hay ventajas y desventajas en ambos casos... La Raíz del Problema Cuando uno trata de ver cómo se organiza, ésta decisión suele terminar influenciada por cuestiones económicas y hasta generacionales que van desde la más sencilla que es trabajar sobre papel, hasta las más elaboradas y costosas como un Microsoft Outlook sincronizado con un Smartphone y hasta con una Tablet. Como regla general, soy partidario de inclinarse por “ aquello que funcione ”. Y punto! Desde el estricto punto de vista de nuestra organización personal, si una simple agenda en papel resuelve el problema, no parece razonable gastar nuestro valioso dinero en un artefacto que encima hay que aprender a usar. El conflicto viene cuando algo produce un cambio y nuestra forma de organizarnos se empieza a estrellar contra una nueva realidad. Cuando lo que hacemos deja de funcionar hay que  adaptarse,  y a veces esto nos lleva a

¿Puede ser Urgente pero No Importante?

La decisión de ejecutar o no una determinada tarea requiere que meditemos aunque sea de manera muy rápida sobre la conveniencia o no de hacerla. Sus niveles de urgencia e importancia son variables que podemos usar para realizar la elección. Ahora, si algo es urgente, ¿puede no ser importante? De las técnicas para discriminar aquello que nos conviene hacer, una de las más reconocidas es la de asignar prioridades  a cada una de las tareas y luego empezar por las más importantes siguiendo hacia las que lo son menos. Algunas Maneras de Priorizar He visto muchas formas de hacer esto, desde una asignación básica por “Alta/Media/Baja” (o 1/2/3), pasando por un incremento moderado de las prioridades por ejemplo hasta cinco (las antiguas agendas Palm permitían hacer esto), hasta listados con prioridades ilimitadas, donde uno ordena un listado asignando un número de prioridad a cada tarea en forma correlativa. Este último, con un modelo de listado de tareas de tipo GTD que crece expon

Este Blog Tiene una Licencia Creative Commons

Uso de Cookies - Notificación

ComoMeOrganizo.com utiliza tecnología de cookies para analizar la navegación de usuarios con fines exclusivamente estadísticos y sin involucrar ninguna información relacionada con datos de identidad. Dicho servicio es provisto por Google Inc. y puede ser deshabilitado a través de las opciones de configuración disponibles en el navegador.