Ir al contenido principal

Movilidad en Papel-La Carpeta de Transporte


Cuando hablamos de la organización de nuestra “movilidad” se suele asociar el término al problema de los artilugios electrónicos portátiles, cuando hasta el día de hoy buena parte del tema requiere administrar papeles cuando nos encontramos fuera de nuestro escritorio o de nuestro hogar.



A pesar de vivir en una época tecnológicamente avanzada en la cual podemos llevar buena parte de nuestro trabajo con nosotros utilizando una computadora portátil, una tablet o un smartphone, la organización personal siempre incluyó, y todavía lo hará por un buen tiempo, el manejo de papeles mientras nos encontramos fuera de nuestros tradicionales espacios de trabajo o en el tránsito entre ambos.

Más allá de nuestro insustituible cuaderno de notas, el cual siempre queremos tener a mano, hay otro de los sistemas de apoyo en “moléculas” que para mí al menos es irreemplazable por la parafernalia electrónica (la cual por supuesto me encanta). Me refiero a La carpeta de transporte de papeles.

Aquí podemos estar hablando de facturas por pagar que debemos transportar de un contexto a otro. Por ejemplo, si tengo definido que por cuestiones prácticas determinada servicio lo voy a pagar desde la oficina, tan pronto reciba la factura la introduciré en mi carpeta de transporte, para tenerla disponible al momento de efectuar el pago.

Si me preguntan es difícil que considere a dicha carpeta un bandeja de entrada al estilo de las IN de David Allen en GTD. Es para mí más como un componente de apoyo para no tener los papeles desordenados en tránsito entre un espacio de trabajo y otro.

Una de las características que le pido es que sea “realmente práctica”. Por ejemplo no puede crecer indefinidamente en tamaño. No resultaría adecuada en un escenario de movilidad. Y esto es por cuestiones eminentemente operativas. Necesito que no me sume un peso excesivo a un maletín en el cual ya de por sí llevo una computadora; no quiero tener encima algo que se desordene con frecuencia (ni encima ni en ningún otro lado). O puedo tener papeles sensibles al tiempo, por ejemplo que requieran acciones sobre eventos con vencimiento.

Otra de las variantes es si tengo algún material para leer en papel (por supuesto algo que no sea demasiado voluminoso) y lo quiero tener a mano por si me surge algún hueco en mi apretada agenda. Me da la flexibilidad (lo siento, no puedo evitar este principio) de leer el material en cualquier tiempo y lugar.

La carpeta de transporte tiene a los efectos dos áreas claramente delimitadas.

1)    Area de Intercambio

2)    Area de Material Disponible

Dependerá de lo que consiga en la librería la forma de implementarlo. En mi caso, la carpeta que me resultó práctica es la de la imagen que muestro a continuación:



El área de intercambio es para papeles que deben pasar de un contexto a otro. Las facturas en su tránsito a mi oficina y de regreso para su posterior archivado. Los papeles que debo entregarle a alguna persona o entidad para cualquier tipo de trámite. Notas que deben viajar entre ámbitos y que debo incluir en mi bandeja de entrada material, tanto en la oficina como en mi casa.

Por supuesto esto requiere algunas disciplinas implementadas a través de hábitos. Tan pronto llego a un contexto, tengo obligatoriamente que abrir la carpeta para extraer el material de intercambio y distribuirlo a sus correspondientes destinos.

El área de “material disponible” es para papeles con los que estoy trabajando concretamente en ese tiempo y que por algún motivo quiero tener siempre a mano. Esto quiere decir que sé positivamente que puedo usarlos en cualquier momento y lugar, y necesito disponerlos sin exponerme a demoras. Aquí entran por ejemplo los materiales de lectura, que pueden ser desde White Papers hasta recortes de periódico de notas que no tuve tiempo de leer con anterioridad. Podría incluir hasta garabatos de ideas que estoy elucubrando para algún loco proyecto. Lo importante aquí es que estén a mano.

Como pueden ver, no todo es electrónico en el moderno mundo en que vivimos. Seguimos dependiendo del papel en montones de aspectos y encontrar la mejor manera de equilibrar el mundo de los bits con el de las moléculas para organizar nuestra movilidad sigue siendo importante. Y seguirá siéndolo por mucho tiempo más.

Enlaces Relacionados 

Comentarios

Los más leídos

Duro con el problema, suave con las personas

Solemos olvidarnos que negociamos todo el tiempo. Cada una de esas interacciones en las cuales se te pide algo o tú exiges algún resultado son como “momentos de la verdad” ... Es en esos momentos donde se define por un lado el curso de lo que estás haciendo y por el otro el clima interpersonal cotidiano en que te estarás desenvolviendo. A Negociar... La negociación es un proceso en el cual dos o más interlocutores intentan alcanzar un acuerdo que satisfaga sus intereses y en el que cualquiera de las partes tiene la posibilidad de "decir que no" . En los ámbitos cotidianos como el trabajo o el hogar es común olvidarse lo importantes que son las habilidades de negociación, especialmente si no se trata de una de esos casos en que son planificadas como indican los buenos manuales:    escuchando con atención   para entender los intereses de la otra parte,  comunicando los propios y ofreciendo alternativas de mutuo beneficio. Lo que no suele ocurri

¿Agenda Electrónica o en Papel?

¿No sabes si invertir en una agenda electrónica o seguir con la de papel? Hay ventajas y desventajas en ambos casos... La Raíz del Problema Cuando uno trata de ver cómo se organiza, ésta decisión suele terminar influenciada por cuestiones económicas y hasta generacionales que van desde la más sencilla que es trabajar sobre papel, hasta las más elaboradas y costosas como un Microsoft Outlook sincronizado con un Smartphone y hasta con una Tablet. Como regla general, soy partidario de inclinarse por “ aquello que funcione ”. Y punto! Desde el estricto punto de vista de nuestra organización personal, si una simple agenda en papel resuelve el problema, no parece razonable gastar nuestro valioso dinero en un artefacto que encima hay que aprender a usar. El conflicto viene cuando algo produce un cambio y nuestra forma de organizarnos se empieza a estrellar contra una nueva realidad. Cuando lo que hacemos deja de funcionar hay que  adaptarse,  y a veces esto nos lleva a

¿Puede ser Urgente pero No Importante?

La decisión de ejecutar o no una determinada tarea requiere que meditemos aunque sea de manera muy rápida sobre la conveniencia o no de hacerla. Sus niveles de urgencia e importancia son variables que podemos usar para realizar la elección. Ahora, si algo es urgente, ¿puede no ser importante? De las técnicas para discriminar aquello que nos conviene hacer, una de las más reconocidas es la de asignar prioridades  a cada una de las tareas y luego empezar por las más importantes siguiendo hacia las que lo son menos. Algunas Maneras de Priorizar He visto muchas formas de hacer esto, desde una asignación básica por “Alta/Media/Baja” (o 1/2/3), pasando por un incremento moderado de las prioridades por ejemplo hasta cinco (las antiguas agendas Palm permitían hacer esto), hasta listados con prioridades ilimitadas, donde uno ordena un listado asignando un número de prioridad a cada tarea en forma correlativa. Este último, con un modelo de listado de tareas de tipo GTD que crece expon

Este Blog Tiene una Licencia Creative Commons

Uso de Cookies - Notificación

ComoMeOrganizo.com utiliza tecnología de cookies para analizar la navegación de usuarios con fines exclusivamente estadísticos y sin involucrar ninguna información relacionada con datos de identidad. Dicho servicio es provisto por Google Inc. y puede ser deshabilitado a través de las opciones de configuración disponibles en el navegador.