Ir al contenido principal

Agenda y Tarjetas de Credito

¿Se te pasan las fechas de vencimiento de tus tarjetas de crédito y no sabes cómo evitarlo? ¿Quieres dejar de pagar intereses por ésta tontería? Para ese tipo de cosas está tu agenda…


En el mundo moderno es muy común tener más de un banco y, por supuesto, más de una tarjeta de crédito. Sin llegar a pensar en los casos extremos de personas que terminan teniendo demasiados compromisos financieros (a veces por una mala política de gastos), el manejar mal los vencimientos de las deudas no es un tema sin consecuencias, sino que puede provocarte dolorosos e improductivos gastos en intereses. En los casos más extremos puede incluso impedirte el acceso al crédito por tener un mal historial de pago.

Hay gente que tiene por costumbre no prestarle atención a estas cosas, ya sea por mala actitud hacia sus acreedores o por una precaria administración financiera. En este blog vamos a dedicar unas palabras sólo para aquellos a quienes esto les pasa por tener una abrumadora ola de compromisos y no quieren pagar costos innecesarios.


Las fechas clave

Todos los compromisos financieros tienen en común la existencia de una fecha importante, que es la fecha de vencimiento del pago. En todo caso puede haber muchos vencimientos con cierta regularidad, aunque las reglas son las mismas sólo que recurrentes cada cierto tiempo.

Las tarjetas de crédito se distinguen de otros compromisos financieros en que no tienen una sola fecha importante a tener en cuenta.


Tienen dos fechas de características marcadamente diferentes:

a)    Fecha de CIERRE

b)    Fecha de VENCIMIENTO

Tal vez algunos no le presten atención a la fecha de cierre, más allá de saber que a partir del día siguiente pueden empezar a gastar para pagar a cuenta del siguiente ciclo de facturación y “patear para más adelante” ese pago, como suele decirse.

Además de lo obvio, la fecha de cierre te ofrece una alerta temprana de lo que tendrás que abonar en pocos días, normalmente en el orden de una semana a diez días. No es un tema a ignorar para administrarte bien en lo financiero.

El principal problema de que se te pase una fecha de vencimiento es que puedes tener tu cabeza en otras cosas, seguramente muy importantes también. Tener la información del cierre produce el llamado de atención necesario para organizarte en los próximos días. Te permitirá evaluar si cuentas con los recursos para el pago, y en caso contrario disponer de un tiempo, limitado, para hacerte del dinero.

Así que para organizarte bien con el pago de las tarjetas de crédito, la clave es administrar las dos fechas, no sólo una.


¿Y cómo lo calzo en la agenda?

Dejemos de lado a quienes no anotan nunca nada. Lo más probable es que tengan una memoria de elefante y/o padezcan de mucho stress.

Para aquellos que gustan de usar su agenda, ya sea una agenda de papel o una agenda  electrónica y tener sus compromisos en orden, aquí van algunas recomendaciones:

·         Calendario:

Si bien es posible usar el calendario, éste método tiene un inconveniente básico. El cierre o el pago de las tarjetas no tiene un horario específico. Es cierto que puedes tomar los horarios de cierre de operaciones bancarias, o la hora de entrega de la facturación, pero eso son instantes, no un “lapso de tiempo obligatorio” para la acción. Por supuesto, siempre basándote en el criterio que utilizamos aquí que es el de “usar el calendario sólo para los compromisos fijos” con horarios de inicio y fin predefinidos”. 


·         Lista de Tareas: 

Aquí puedes aprovechar al máximo la flexibilidad de la lista de tareas. Puedes jugar con las fechas de vencimiento de una tarea, y con las prioridades.
No recomiendo empezar por usar las alarmas de las tareas por un motivo sencillo. Son para llamar la atención en un instante concreto. Producen lo que su nombre claramente indica: “alarma”. Es un llamado de atención de una intensidad superior e innecesaria, porque esto lo puedes manejar de manera adecuada sin necesidad de llegar a “alarmarte”, porque a menos que estén por cerrar las operaciones bancarias existe un largo período de tiempo que puedes administrar para hacer el pago.


Continúa en >> Tareas y Tarjetas deCrédito



Comentarios

Los más leídos

Duro con el problema, suave con las personas

Solemos olvidarnos que negociamos todo el tiempo. Cada una de esas interacciones en las cuales se te pide algo o tú exiges algún resultado son como “momentos de la verdad” ... Es en esos momentos donde se define por un lado el curso de lo que estás haciendo y por el otro el clima interpersonal cotidiano en que te estarás desenvolviendo. A Negociar... La negociación es un proceso en el cual dos o más interlocutores intentan alcanzar un acuerdo que satisfaga sus intereses y en el que cualquiera de las partes tiene la posibilidad de "decir que no" . En los ámbitos cotidianos como el trabajo o el hogar es común olvidarse lo importantes que son las habilidades de negociación, especialmente si no se trata de una de esos casos en que son planificadas como indican los buenos manuales:    escuchando con atención   para entender los intereses de la otra parte,  comunicando los propios y ofreciendo alternativas de mutuo beneficio. Lo que no suele ocurri

¿Agenda Electrónica o en Papel?

¿No sabes si invertir en una agenda electrónica o seguir con la de papel? Hay ventajas y desventajas en ambos casos... La Raíz del Problema Cuando uno trata de ver cómo se organiza, ésta decisión suele terminar influenciada por cuestiones económicas y hasta generacionales que van desde la más sencilla que es trabajar sobre papel, hasta las más elaboradas y costosas como un Microsoft Outlook sincronizado con un Smartphone y hasta con una Tablet. Como regla general, soy partidario de inclinarse por “ aquello que funcione ”. Y punto! Desde el estricto punto de vista de nuestra organización personal, si una simple agenda en papel resuelve el problema, no parece razonable gastar nuestro valioso dinero en un artefacto que encima hay que aprender a usar. El conflicto viene cuando algo produce un cambio y nuestra forma de organizarnos se empieza a estrellar contra una nueva realidad. Cuando lo que hacemos deja de funcionar hay que  adaptarse,  y a veces esto nos lleva a

¿Puede ser Urgente pero No Importante?

La decisión de ejecutar o no una determinada tarea requiere que meditemos aunque sea de manera muy rápida sobre la conveniencia o no de hacerla. Sus niveles de urgencia e importancia son variables que podemos usar para realizar la elección. Ahora, si algo es urgente, ¿puede no ser importante? De las técnicas para discriminar aquello que nos conviene hacer, una de las más reconocidas es la de asignar prioridades  a cada una de las tareas y luego empezar por las más importantes siguiendo hacia las que lo son menos. Algunas Maneras de Priorizar He visto muchas formas de hacer esto, desde una asignación básica por “Alta/Media/Baja” (o 1/2/3), pasando por un incremento moderado de las prioridades por ejemplo hasta cinco (las antiguas agendas Palm permitían hacer esto), hasta listados con prioridades ilimitadas, donde uno ordena un listado asignando un número de prioridad a cada tarea en forma correlativa. Este último, con un modelo de listado de tareas de tipo GTD que crece expon

Este Blog Tiene una Licencia Creative Commons

Uso de Cookies - Notificación

ComoMeOrganizo.com utiliza tecnología de cookies para analizar la navegación de usuarios con fines exclusivamente estadísticos y sin involucrar ninguna información relacionada con datos de identidad. Dicho servicio es provisto por Google Inc. y puede ser deshabilitado a través de las opciones de configuración disponibles en el navegador.