jueves, 7 de noviembre de 2013

Backup-La Herramienta Ignorada

¿Perdiste el trabajo de meses por una falla de la computadora? ¿Algún virus te hizo de las suyas? ¿Cometiste un error y pisaste el material? ¿Te robaron el equipo? Seguramente habrás hecho el “backup” 




Si, ya sé. En realidad la respuesta casi segura a esta pregunta es que no lo has hecho. Que ni siquiera se te ocurrió que una cosa así pudiera ocurrir.

Te entiendo. ¡No sabes cómo! Pero el problema es que estas cosas SI ocurren.


¿Pero por qué se lo ignora?


No parece haber una respuesta única a este flagelo. A lo largo de los años uno se encuentra con personas, incluso muy formadas en informática, que padecen la pérdida irreparable de incontables horas de trabajo por los más diversos motivos. Y lo usual es que la respuesta a por qué no se hizo un archivo de respaldo sea: “ni lo pensé”.

¿Vagancia? ¿Procrastinación? ¿Exceso de confianza? ¿Ignorancia? Todas pueden ser.

Pero hay una incluso más cruel:

“No tenía tiempo”

Esta respuesta es la más paradigmática de todas. Gente disciplinadísima, que trabaja como animal horas y horas no se detiene un minuto a ver cómo dar seguridad de información a su trabajo teniendo en cuenta el enorme tiempo y esfuerzo que llevan invertidos. Y cuando se enfrentan a una pérdida del trabajo se dan cuenta que con apenas muy poco tiempo dedicado a crear una simple copia de disco hubieran salvado todo. 



Cuando van al resultado luego de un evento catastrófico ven que tiraron directamente a la basura todo el tiempo que tuvieron, por no asignarle prioridad a una tarea relativamente sencilla.

Y sí. La primera vez uno podría entender que pasara porque la pérdida del trabajo hecho es un evento difícil de anticipar. Pero la segunda…


¿Por dónde empezar?


Nunca es tarde para iniciarnos en el hábito de hacer backup.

Estos tres (3) pasos básicos te pueden ser de utilidad:

1.    Identifica  tus “activos” más valiosos: Aquí la pregunta clave es “

"¿Cuáles archivos me producirían un dolor de cabeza en caso de perderlos?”

2.    Elige un medio “externo” a tu computadora: Hoy hay equipos de seguridad que realizan estos trabajos en forma automática y puedes descargar software de todos los tipos y colores para que este trabajo nunca se te olvide.Como medio externo también tienes variedad de opciones:

    • Memorias USB 
    • DVD 
    • Disco Rígido “EXTERNO” 
    • Disco en la NUBE (Cloud)



3.    Aleja el backup de la máquina: Sea cual sea el medio que elijas, evita por todos los medios las situaciones de riesgo para la integridad conjunta de tu máquina y el backup. Por ejemplo viajar en un medio público y en la misma mochila llevar tanto la máquina como el medio de respaldo externo.


Para recordar


Espera lo inesperado. Anticípate. Recuerda siempre la 

Ley de Murphy: Si algo puede ocurrir, "va a ocurrir"


Protegiendo tu trabajo con un backup protegerás el esfuerzo y el tiempo que hayas invertido. 

Poco o mucho vale, porque “el tiempo SIEMPRE es dinero”.

Enlaces Relacionados