Ir al contenido principal

Hábitos – Seamos Ordenados


Adoptar un sistema de organización, cualquiera que sea, es un buen camino para poner bajo control el caos en el que solemos estar sumidos. Pero más importante que el sistema en sí es el hábito de ser ordenado como norma. Mi esquema de organización puede ser el más eficaz del mundo pero si lo “dinamito” con regularidad no podrá funcionar nunca. Tengo que ser ordenado todo el tiempo, y si no lo soy incorporar el hábito a mis costumbres de alguna manera.



Desde chico mis padres me enseñaron a ser ordenado, algo que su vez trato de transmitirles a mis hijas en la actualidad. Con los años incorporé además la habilidad de convivir con cierta dosis de caos, algo que es muy útil por cierto en este alocado mundo en que vivimos.

Pero no por eso dejo de poner esfuerzo en encauzar mis cosas a diario. ¿Por qué? Por que el universo tiende a salirse de curso con facilidad y una cosa es tener que lidiar con un problema fuera de control y otra muy distinta es tener que hacerle frente a múltiples fuerzas afectándome simultáneamente. Es la mejor manera de entrar en situación de stress y multiplicar las chances de tener que dejar problemas sin resolver. No, gracias. Paso.

Un típico caso de esta manía en tratar de mantener mis cosas ordenadas es que cuando recibo un documento que tengo que almacenar, si puedo siempre trato de guardarlo en el preciso lugar en el que debo dejarlo dentro de mi “Sistema deArchivos”. Sólo si estoy en medio de otra cosa más importante y realmente no puedo dedicarle el tiempo a ver donde me conviene guardarlo, lo dejo en la bandeja de entrada. Ahí la bandeja cumple un papel que para mí es inestimable. El elemento no queda en cualquier lugar. Si no está donde debería hay un único sitio donde  encontrarlo

Por supuesto me dirán: “si vacías tu carpeta IN durante tu revisión diaria eso no te ocurrirá, porque a lo sumo al día siguiente tu sistema entrará en caja”.
Bien, lo entiendo. ¿Pero que pasa si la vorágine del día siguiente me impide tomarme el tiempo de guardar todo ese material que quedó sin clasificar?
Simple: acumulo más desorden para procesar en mis ratos libres, que por cierto no abundan como tampoco los suyos.

Honestamente, enviarlo derecho y por defecto siempre a la bandeja de entrada (IN) me genera una carga acumulada para vaciarla después que a mi entender es contraproducente. A la velocidad en que recibimos material en este mundo digital, dejar archivos en un sitio para ordenarlos después es una práctica que puede descarrillar nuestra organización con demasiada facilidad, y uno de los requisitos para misistema de organización es que sea “confiable”. Aquí entra en juego el balance, el sentido común o como quieran llamarlo. Si tengo tal nivel de actividad que no tengo alternativa más que guardarlo después, uso la bandeja de entrada, pero si puedo evitarlo, trato de guardarlo lo más rápido que pueda y sigo con lo mío (es vital aquí tener un rápido acceso al sistema de archivos).

De igual manera actúo con los papeles. Cuando pasan por mis manos, si luego de usarlos necesito guardarlos, lo hago de inmediato y sin dudarlo. Si no los necesito más, van derecho a la basura en un segundo. Si puedo aprovecharles espacios en blanco, siguiendo la tendencia ecológica de nuestros días, tacho lo que ya usé para no confundirme y me lo quedo en una pila aparte para usar de borrador en otra oportunidad. Y sólo si tengo que hacer algo más importante que no puede esperar y no tengo alternativa, lo dejo en mi bandeja física “IN” para ordenarlos después. Esto último es siempre la excepción.

Estas costumbres me ayudan a mantener mi escritorio libre de papeles al igual que la información en mi computadora fácilmente accesible. Y las ventajas de tener las cosas ordenadas como norma de trabajo superan por mucho el pequeño esfuerzo cotidiano de poner cada cosa en su lugar. Es un hábito valioso que debemos cultivar y propiciar en nuestro ambiente laboral y familiar, sin caer en exageraciones pero con la suficiente firmeza para que sea haga tan natural como el respirar. El rédito que nos dejará realmente lo justifica.


Enlaces Relacionados


Comentarios

  1. Chevere su entrada, la verdad es algo que he notado, pero en lo que sigo fallando es no archivar los papeles tan pronto los uso, cuando llaman sobre un tema que estaba en esos soportes adiós orden, póngase a buscarlos.

    Tu blog esta acumulando muy buenas entradas.

    Felicitaciones.


    Juan Carlos Hoyos Posada

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario Juan Carlos.

    Saludos

    JC

    ResponderEliminar
  3. Es fundamental "ser ordenado" como tu dices, a mi no me enseñaron exactamente a ser ordenado como tal, sino a tener esa apariencia ( lo cual no significa que lo sea), es algo que fue aprendiendo y sigo aprendiendo con el tiempo. Por eso a mi hija intento inculcárselo con una pregunta muy sencilla cuando busca algo que no encuentra: Lo has dejado en su sitio?

    y cuando le pido que recoja los juguetes con los que ha estado aprendiendo algo le digo que lo guarde en su sitio, entonces me pregunta,
    -y cual es su sitio?
    -Eso lo tienes que decidir tu misma, donde tu quieras.

    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Los más leídos

¿Agenda Electrónica o en Papel?

¿No sabes si invertir en una agenda electrónica o seguir con la de papel? Hay ventajas y desventajas en ambos casos... La Raíz del Problema Cuando uno trata de ver cómo se organiza, ésta decisión suele terminar influenciada por cuestiones económicas y hasta generacionales que van desde la más sencilla que es trabajar sobre papel, hasta las más elaboradas y costosas como un Microsoft Outlook sincronizado con un Smartphone y hasta con una Tablet. Como regla general, soy partidario de inclinarse por “ aquello que funcione ”. Y punto! Desde el estricto punto de vista de nuestra organización personal, si una simple agenda en papel resuelve el problema, no parece razonable gastar nuestro valioso dinero en un artefacto que encima hay que aprender a usar. El conflicto viene cuando algo produce un cambio y nuestra forma de organizarnos se empieza a estrellar contra una nueva realidad. Cuando lo que hacemos deja de funcionar hay que  adaptarse,  y a veces esto nos lleva a

Duro con el problema, suave con las personas

Solemos olvidarnos que negociamos todo el tiempo. Cada una de esas interacciones en las cuales se te pide algo o tú exiges algún resultado son como “momentos de la verdad” ... Es en esos momentos donde se define por un lado el curso de lo que estás haciendo y por el otro el clima interpersonal cotidiano en que te estarás desenvolviendo. A Negociar... La negociación es un proceso en el cual dos o más interlocutores intentan alcanzar un acuerdo que satisfaga sus intereses y en el que cualquiera de las partes tiene la posibilidad de "decir que no" . En los ámbitos cotidianos como el trabajo o el hogar es común olvidarse lo importantes que son las habilidades de negociación, especialmente si no se trata de una de esos casos en que son planificadas como indican los buenos manuales: entendiendo los intereses de la otra parte, comunicando y ofreciendo alternativas de mutuo beneficio. Lo que no suele ocurrir es que las personas entiendan y asimilen l

¿Puede ser Urgente pero No Importante?

La decisión de ejecutar o no una determinada tarea requiere que meditemos aunque sea de manera muy rápida sobre la conveniencia o no de hacerla. Sus niveles de urgencia e importancia son variables que podemos usar para realizar la elección. Ahora, si algo es urgente, ¿puede no ser importante? De las técnicas para discriminar aquello que nos conviene hacer, una de las más reconocidas es la de asignar prioridades  a cada una de las tareas y luego empezar por las más importantes siguiendo hacia las que lo son menos. Algunas Maneras de Priorizar He visto muchas formas de hacer esto, desde una asignación básica por “Alta/Media/Baja” (o 1/2/3), pasando por un incremento moderado de las prioridades por ejemplo hasta cinco (las antiguas agendas Palm permitían hacer esto), hasta listados con prioridades ilimitadas, donde uno ordena un listado asignando un número de prioridad a cada tarea en forma correlativa. Este último, con un modelo de listado de tareas de tipo GTD que crece expon

Este Blog Tiene una Licencia Creative Commons

Uso de Cookies - Notificación

ComoMeOrganizo.com utiliza tecnología de cookies para analizar la navegación de usuarios con fines exclusivamente estadísticos y sin involucrar ninguna información relacionada con datos de identidad. Dicho servicio es provisto por Google Inc. y puede ser deshabilitado a través de las opciones de configuración disponibles en el navegador.

Sígueme en Twitter!