Ir al contenido principal

De a las Cosas la Importancia que Realmente Tienen


Pocas cosas son tan nefastas para la productividad personal como la incapacidad de identificar y actuar sobre las cosas verdaderamente importantes. De a las cosas la importancia que realmente tienen. Ni más, ni menos.



Si uno quiere aprender a priorizar de manera efectiva y eficiente, debe aprender a darle a las cosas la importancia que realmente tienen. Esto se aplica tanto a la organización personal como a cualquier otro aspecto de nuestras vidas, pero en el contexto de nuestra capacidad de hacer es dónde más puede palparse el resultado de su aplicación.

La primera definición que arroja el diccionario de la Real Academia Española  a la palabra “importancia” es la siguiente:

1. f. Cualidad de lo importante, de lo que es muy conveniente o interesante, o de mucha entidad o consecuencia.

Me detengo un instante en la última parte de la definición anterior:

 

“entidad o consecuencia”

Las cosas importantes son aquellas que tienen “mucha entidad o consecuencia”. Conscientemente quiero evitar entrar en ésta etapa en la discriminación entre consecuencias positivas y negativas o qué consecuencias son más graves que otras. Las relaciones entre unas y otras surgirán de las valoraciones personales. Este análisis que propongo es más bien anterior.

La esencia de una cosa importante es que habrá una repercusión relacionada con ella, es decir que toma forma la existencia de una relación de “causalidad” de ese algo con un resultado posterior. Resultado al que también conocemos como “efecto”.

En lo que se refiere a la organización personal, cuando organizamos nuestras actividades por tareas o “siguientes acciones”, ya sea de manera aislada o en el marco de un proyecto, la relación causa efecto se refiere a la realización efectiva de la acción o tarea y luego a su “consecuencia esperada”. Como no podemos adivinar el futuro, recurrimos a nuestra experiencia e imaginación para especular con que conocemos la relación causal entre la acción y el resultado esperado. Esto es el concepto de la “planificación” en su manifestación práctica más elemental.

Cuanto mejores sean los conocimientos del actor, ya sea por haber estudiado bien la teoría o por haber aprendido directamente de la práctica, mejor será la previsión de las consecuencias de una acción dada. Tanto las buenas como las malas.

Si la evaluación de las consecuencias es deficiente, fallará estructuralmente la base para la toma de decisiones que tiene lugar a posteriori, dando lugar a resultados insatisfactorios. Y esto aplica tanto a la existencia de acción como a la omisión de la misma.

A modo de ejemplo, imaginemos por un instante haber considerado erróneamente que la realización de un reporte no tiene consecuencias efectivas. Luego, de acuerdo a nuestra valoración personal, otra tarea de mayor  importancia para nosotros es “priorizada”, y realizada en lugar del reporte. Supongamos que hablamos de la capacitación sobre un tema específico (claramente nuestra capacitación es MUY importante).



Ahora supongamos que ese reporte estaba destinado a ser revisado por alguien de mayor responsabilidad quien al carecer del mismo toma una decisión equivocada.

¿Dónde estuvo el error? ¿En el proceso de priorización o en la falla al evaluar las consecuencias de cada una de las tareas?

Evaluar de manera inadecuada la importancia de las tareas es tan catastrófico para nuestra productividad personal que el solo hecho de detenerse un par de segundos a pensar cuál es la consecuencia de la realización de cada acción vale oro. Podemos decir que es una variante de la recomendación de “pensar antes de actuar”. Aquí diríamos “piense en las consecuencias antes de priorizar”.

No se pueden tomar decisiones efectivas sin una valoración adecuada de la importancia de la acción a considerar. Y ésta está íntimamente ligada a las consecuencias de dicha acción. Dele a las cosas la importancia que realmente tienen y luego priorice. Así podrá confiar en la calidad de su juicio, especialmente cuando el tiempo para pensar sea escaso. 

Enlaces Relacionados 


Comentarios

Los más leídos

Duro con el problema, suave con las personas

Solemos olvidarnos que negociamos todo el tiempo. Cada una de esas interacciones en las cuales se te pide algo o tú exiges algún resultado son como “momentos de la verdad” ... Es en esos momentos donde se define por un lado el curso de lo que estás haciendo y por el otro el clima interpersonal cotidiano en que te estarás desenvolviendo. A Negociar... La negociación es un proceso en el cual dos o más interlocutores intentan alcanzar un acuerdo que satisfaga sus intereses y en el que cualquiera de las partes tiene la posibilidad de "decir que no" . En los ámbitos cotidianos como el trabajo o el hogar es común olvidarse lo importantes que son las habilidades de negociación, especialmente si no se trata de una de esos casos en que son planificadas como indican los buenos manuales:    escuchando con atención   para entender los intereses de la otra parte,  comunicando los propios y ofreciendo alternativas de mutuo beneficio. Lo que no suele ocurri

¿Agenda Electrónica o en Papel?

¿No sabes si invertir en una agenda electrónica o seguir con la de papel? Hay ventajas y desventajas en ambos casos... La Raíz del Problema Cuando uno trata de ver cómo se organiza, ésta decisión suele terminar influenciada por cuestiones económicas y hasta generacionales que van desde la más sencilla que es trabajar sobre papel, hasta las más elaboradas y costosas como un Microsoft Outlook sincronizado con un Smartphone y hasta con una Tablet. Como regla general, soy partidario de inclinarse por “ aquello que funcione ”. Y punto! Desde el estricto punto de vista de nuestra organización personal, si una simple agenda en papel resuelve el problema, no parece razonable gastar nuestro valioso dinero en un artefacto que encima hay que aprender a usar. El conflicto viene cuando algo produce un cambio y nuestra forma de organizarnos se empieza a estrellar contra una nueva realidad. Cuando lo que hacemos deja de funcionar hay que  adaptarse,  y a veces esto nos lleva a

¿Puede ser Urgente pero No Importante?

La decisión de ejecutar o no una determinada tarea requiere que meditemos aunque sea de manera muy rápida sobre la conveniencia o no de hacerla. Sus niveles de urgencia e importancia son variables que podemos usar para realizar la elección. Ahora, si algo es urgente, ¿puede no ser importante? De las técnicas para discriminar aquello que nos conviene hacer, una de las más reconocidas es la de asignar prioridades  a cada una de las tareas y luego empezar por las más importantes siguiendo hacia las que lo son menos. Algunas Maneras de Priorizar He visto muchas formas de hacer esto, desde una asignación básica por “Alta/Media/Baja” (o 1/2/3), pasando por un incremento moderado de las prioridades por ejemplo hasta cinco (las antiguas agendas Palm permitían hacer esto), hasta listados con prioridades ilimitadas, donde uno ordena un listado asignando un número de prioridad a cada tarea en forma correlativa. Este último, con un modelo de listado de tareas de tipo GTD que crece expon

Este Blog Tiene una Licencia Creative Commons

Uso de Cookies - Notificación

ComoMeOrganizo.com utiliza tecnología de cookies para analizar la navegación de usuarios con fines exclusivamente estadísticos y sin involucrar ninguna información relacionada con datos de identidad. Dicho servicio es provisto por Google Inc. y puede ser deshabilitado a través de las opciones de configuración disponibles en el navegador.