Ir al contenido principal

Deseo de Alcanzar los Objetivos


Si tuviera que elegir de entre las muchas actitudes necesarias para ser más productivo cuál de todas ellas es la más importante, ésta sería por lejos “el deseo ferviente por alcanzar los objetivos”. Todas las actitudes son importantes, pero la motivación para alcanzar la meta es sin dudas aquella de la que menos podemos prescindir.

  

 

Cuando piensas en las actitudes necesarias para ser más productivo puedes considerar aspectos relacionados con la parte cotidiana del asunto, tales como la obsesión por cerrar temas pendientes, el rechazo visceral a la pérdida de tiempo y el tratar de mejorar permanentemente tu manera de trabajar entre otras. 

Pero de todas las actitudes que podemos enumerar, considero que la más importante por lejos es un "deseo ferviente por alcanzar los objetivos".

Puedes elaborar complejas metodologías de organización y sostener férreas disciplinas diarias, pero sin el impulso vital hacia la obtención de tus objetivos todas esas herramientas carecerán de la energía necesaria para ponerlas en marcha.

Podrás tener una gran visión, una excelente misión, y el más sólido plan. Sin las ganas de llegar a la meta, serán documentos huecos sin significado alguno.




Por supuesto es de suma importancia armonizar el conjunto. Por ejemplo, si le pones mucha voluntad a un trabajo, si siendo éste muy complejo no lo planificas bien estarás cayendo con mucha probabilidad en un esfuerzo estéril. Sin embargo, muchas veces la mera fuerza de voluntad logra alcanzar objetivos de una manera tal que una planificación y meticulosidad excesivas no pueden reemplazar.

Aquí volvemos a la vieja idea de ¿por qué te organizas? En el fondo lo que buscas es alcanzar tus metas, y de ser posible quitar del camino todo aquello que no esté alineado con ellas. Si tus metas y todo lo que generas como herramientas para alcanzarlas están hechas de manera inteligente, te motivarán lo suficiente para impulsar tus acciones y corregir cualquier error que puedas cometer en el camino, porque tendrás claro hacia donde vas y porqué. 

El desarrollar  metas lo suficientemente motivadoras es por obvia consecuencia una actividad de relevancia dentro de cualquier sistema de organización.

Podrías caer en la tentación de emparentar ésta actitud con la de “cumplir la tarea”. Se le parece bastante, especialmente cuando ésta coincide con la meta. Pero rara vez ocurre esto, porque por lo general las visiones que nos motivan suelen ser el resultado de proyectos que tienen un proceso más o menos elaborado para ser completados, mientras que las tareas son pasos intermedios que me tendrían que llevar una vez realizados al cumplimiento del objetivo.

Si la tarea que tienes que terminar está alineada con tu visión y misión, seguramente podrás poner tu empeño con mayor determinación. El deseo ferviente por alcanzar los objetivos te impulsará con fuerzas a completarla porque una vez hecha te habrá acercado un poco más a tu visión.

Si en cambio la tarea es una de esas que tienes que hacerla porque no te queda más remedio, ya sea por obligación o porque sencillamente no puedes decir que no, la actitud es más bien la de “sacarse el tema de encima cuanto antes”. Y no digo que no sea importante ésta última, pero no es la te hará sentir más productivo, sino todo lo contrario. Te dejará el sabor amargo de haber perdido el tiempo, porque tenías cosas más importantes que hacer.

En Resumen


Lo que en el fondo no debes perder de vista es que serás y te sentirás productivo si alcanzas tus objetivos en los tiempos previstos o incluso antes. Si todo lo que haces es trabajar sin parar sobre tareas que no te llevan hacia la meta, habrás hecho muchas cosas por cierto, pero al final del día no le importarán a nadie. Y peor aún, no te importarán a tí.

Enlaces Relacionados


Comentarios

Los más leídos

Duro con el problema, suave con las personas

Solemos olvidarnos que negociamos todo el tiempo. Cada una de esas interacciones en las cuales se te pide algo o tú exiges algún resultado son como “momentos de la verdad” ... Es en esos momentos donde se define por un lado el curso de lo que estás haciendo y por el otro el clima interpersonal cotidiano en que te estarás desenvolviendo. A Negociar... La negociación es un proceso en el cual dos o más interlocutores intentan alcanzar un acuerdo que satisfaga sus intereses y en el que cualquiera de las partes tiene la posibilidad de "decir que no" . En los ámbitos cotidianos como el trabajo o el hogar es común olvidarse lo importantes que son las habilidades de negociación, especialmente si no se trata de una de esos casos en que son planificadas como indican los buenos manuales:    escuchando con atención   para entender los intereses de la otra parte,  comunicando los propios y ofreciendo alternativas de mutuo beneficio. Lo que no suele ocurri

¿Agenda Electrónica o en Papel?

¿No sabes si invertir en una agenda electrónica o seguir con la de papel? Hay ventajas y desventajas en ambos casos... La Raíz del Problema Cuando uno trata de ver cómo se organiza, ésta decisión suele terminar influenciada por cuestiones económicas y hasta generacionales que van desde la más sencilla que es trabajar sobre papel, hasta las más elaboradas y costosas como un Microsoft Outlook sincronizado con un Smartphone y hasta con una Tablet. Como regla general, soy partidario de inclinarse por “ aquello que funcione ”. Y punto! Desde el estricto punto de vista de nuestra organización personal, si una simple agenda en papel resuelve el problema, no parece razonable gastar nuestro valioso dinero en un artefacto que encima hay que aprender a usar. El conflicto viene cuando algo produce un cambio y nuestra forma de organizarnos se empieza a estrellar contra una nueva realidad. Cuando lo que hacemos deja de funcionar hay que  adaptarse,  y a veces esto nos lleva a

¿Puede ser Urgente pero No Importante?

La decisión de ejecutar o no una determinada tarea requiere que meditemos aunque sea de manera muy rápida sobre la conveniencia o no de hacerla. Sus niveles de urgencia e importancia son variables que podemos usar para realizar la elección. Ahora, si algo es urgente, ¿puede no ser importante? De las técnicas para discriminar aquello que nos conviene hacer, una de las más reconocidas es la de asignar prioridades  a cada una de las tareas y luego empezar por las más importantes siguiendo hacia las que lo son menos. Algunas Maneras de Priorizar He visto muchas formas de hacer esto, desde una asignación básica por “Alta/Media/Baja” (o 1/2/3), pasando por un incremento moderado de las prioridades por ejemplo hasta cinco (las antiguas agendas Palm permitían hacer esto), hasta listados con prioridades ilimitadas, donde uno ordena un listado asignando un número de prioridad a cada tarea en forma correlativa. Este último, con un modelo de listado de tareas de tipo GTD que crece expon

Este Blog Tiene una Licencia Creative Commons