jueves, 26 de julio de 2012

Los Ingredientes de la Organización Personal

¿Sabes cuáles son los ingredientes para lograr una buena organización personal? Pues, no alcanza sólo con una buena agenda...
Y la verdad es que queremos identificar esos elementos críticos que hacen funcionar adecuadamente nuestro sistema de organización para lograr que nuestras actividades sirvan a nuestros propósitos

Cuando revisas buena parte del abundante material sobre organización personal sueles encontrar enfoques diversos. Algunos se centran fuertemente en el flujo de trabajo; otros en el manejo de herramientas de soporte (ya sean físicas o informáticas); otros en los aspectos motivacionales y otros en una estricta disciplina.

Creo desde mi personal perspectiva que todos tienen algo de razón, pero también pienso que la manera adecuada de encarar el tema debe ser “integral”.

Empecemos por el principio. Se dice que la clave está en las preguntas, no en las respuestas. Pues bien:

¿Para qué te metes en todo este lío de la
organización y la productividad personal?


La respuesta para mí es simple. Buscas organizarte mejor para alcanzar tus metas. Por eso considero un elemento esencial de la organización personal a la visión. No puedes considerarte una persona productiva si haces muchas cosas que no te llevan a ningún lado.


La “productividad” es una medida de lo producido en una determinada unidad de tiempo. ¿Buscas hacer muchas cosas o buscas que las cosas que te interesan sean verdaderamente hechas? Y lo que es más importante: 


“Hechas como a tí te interesa que se hagan”

Un sistema de organización personal sin un propósito es como un automóvil sin motor. No te llevará a ningún lado...

El enfoque sesgado hacia la productividad personal tiene la deficiencia de olvidarse que hay una persona detrás. Asume por defecto que eres una máquina que opera bajo determinadas reglas "supuestamente inmutables" y que en la medida que éstas se respeten se incrementará el producido.

No quiero decir aquí de ninguna manera que no interesa la variable “productividad”. Muchas cosas que te propones, especialmente las más ambiciosas, requieren una enorme capacidad de hacer y del buen aprovechamiento del tiempo así como del adecuado uso del recurso más importante que tienes: TU!

Es por eso que le doy a este tema un enfoque más orientado a la organización personal. Porque organizarse para alcanzar el éxito tiene una primera premisa. Saber qué es lo que consideras "éxito". Sin dirección ni propósito todo lo demás son palabras bonitas pero que te dejarán como una cáscara vacía. Te llevará a un sin sentido.

Si la herramienta es un Smartphone, ya sea un Android o un iPhone, o quizás una excelente agenda personal de cuero no hacen a la sustancia. Si a ese elemento de soporte no lo sabes aprovechar con todo lo que acompaña a un sólido sistema de organización, su valor es nulo.

Entonces, a mi modo de ver. la organización personal se compone mínimamente de los siguientes elementos:




Visión:
En el contexto de la organización personal representa la imagen de aquello que quieres conseguir. Lo que da guía a tu accionar. Cómo reza el viejo refrán: “Quien no sabe dónde va jamás llega adestino”

Actitudes
La acción que encares siempre irá acompañada por una actitud determinada. Esa disposición al hacer que determina en buena medida la energía que le pones a tu actividad. Sin las actitudes correctas sería imposible alcanzar tus objetivos. El sólo hecho de intentar alcanzar una meta representa un estado de ánimo concreto alineado con la consecución de tus intereses.

Hábitos:
Los hábitos al estar incorporados a tu forma natural de actuar tienen algunas ventajas. Una de ellas es que no necesitas tomarte el trabajo de pensar en ellos una vez adquiridos. Pensar en si se hace algo de determinada manera tiene sentido siempre y cuando no se trate de algo conocido. Si ya sabes cómo debes hacer una tarea, pensar nuevamente en ello representa una inversión adicional (e improductiva) de tu valioso y escaso tiempo.


Herramientas
En la historia de la evolución  humana la capacidad de usar herramientas ha marcado la gran diferencia entre nuestra especie y las demás.
De la misma forma que una palanca multiplica nuestra fuerza en una dirección, las herramientas de productividad multiplican tu capacidad de hacer tareas y cumplir más compromisos en el siempre escaso tiempo disponible.

Procesos
Los procesos determinan el momento, la secuencia y forma en que combinas los elementos. Son de alguna manera la receta de una sabrosa comida cuyos ingredientes puestos en su combinación justa (observa que no hablo de “igual proporción”) hacen la gran diferencia entre un plato exquisito y un verdadero fiasco.

En Resumen

De la misma manera que una buena receta de cocina, la organización personal no se trata sólo de la lista de ingredientes sino de la buena mano del chef que los integra con sus conocimientos y experiencia para dar forma a un resultado sabroso y de excelencia.


Enlaces Relacionados