Ir al contenido principal

Rincón del Lector: Tráguese ese Sapo, de Brian Tracy

Acabo de terminar de leer un libro muy recomendable para organizarse de manera productiva. Tráguese ese Sapo, de Brian Tracy es una sana lista de recomendaciones sobre cómo encarar con decisión cuestiones importantes pero que evitamos hacer por múltiples motivos.




La verdad es que un poco por haber leído Metas, también de Brian Tracy, tenía un poco de prejuicio sobre encarar la lectura de “Tráguese ese Sapo”. Las constantes apelaciones del autor en la primera obra que encaré a las fuerzas del universo sencillamente me retenían de iniciar la faena.

Dicho lo anterior, puedo decir que el libro es “altamente recomendable” para mejorar significativamente una cantidad de aspectos relevantes de la productividad personal. Y lo mejor de todo es que lo hace de una manera muy didáctica y efectiva para transmitir las ideas, como ya pude observar de mi lectura previa. Los capítulos están muy bien organizados, y son cortos. Es un tipo de lectura llevadera que hace que el libro se recorra muy rápido, casi sin esfuerzo. Es más, es tan bueno que he decidido incluirlo en mi lista de Bibliografía Recomendada.

Vayamos entonces a la cuestión del contenido. Como muchos de los lectores de este blog saben, para mí saber priorizar es fundamental. La elección de cuáles acciones se deben anteponer a otras es decisiva en lo que hace a la calidad y resultados de nuestro trabajo, así como en una buena administración del bien más escaso que todos disponemos: nuestro tiempo.

Tracy enfoca el problema de la priorización de las tareas más importantes, las de mayor repercusión en nuestro trabajo. Y como muchas veces éstas son las más feas de encarar, por lo tediosas y largas o porque sencillamente no nos gusta hacerlas aún sabiendo que son importantes, el las llama “Sapos”.

Y nos dice sin ambigüedades: viejo, si quiere ser realmente productivo, “tráguese ese sapo a la primera y de una vez de ser posible”, y luego pase a otras cosas. Quitado el sapo del medio, la perspectiva del resto de su día cambia radicalmente.

Más allá que la recomendación es excelente, el autor le pega de paso a otro tema importante. La tan mentada “procrastinación”. Esa que hace que retrasemos las cosas que sabemos que debemos hacer. Si uno adopta la filosofía de tragarse los sapos de una y a la primera de cambio, no puede menos que terminar pegándole un tiro en la frente a la procrastinación.

Por supuesto la obra abunda en muchas otras recomendaciones, muy buenas en general. Como todo, a cada uno le pueden servir unas más que otras.

Especial mención quisiera hacer sobre el capítulo 5, el cual da un método de priorización que me parece terriblemente efectivo. Mi sugerencia es en general trabajar con hasta tres (3) prioridades, pero su método ABCDE merece ser considerado y seguramente a mucha gente le puede resolver de manera práctica como asignar orden a las listas de tareas, ya sean “largas o cortas”.

Un componente interesante en lo personal fue que se trató de la compra y lectura de mi primer ebook. No digan nada. Ya sé que vengo atrasado. Me siguen gustando los libros tangibles, pero decidí comprarme un iPad entre otras cosas para poder aventurarme en la experiencia de la lectura digital, y ésta fue la primera.





En esencia el libro es un compacto de excelentes recomendaciones sobre aspectos actitudinales para mejorar nuestros resultados, pero termina de paso ofreciendo técnicas sencillas (mis preferidas) y efectivas (las prefiero aún más) de organización personal. Creo sinceramente que es uno de esos libros que no debería faltar en la biblioteca personal de nadie que quiera mejorar su productividad.


Enlaces Relacionados 

Comentarios

Los más leídos

¿Agenda Electrónica o en Papel?

¿No sabes si invertir en una agenda electrónica o seguir con la de papel? Hay ventajas y desventajas en ambos casos... La Raíz del Problema Cuando uno trata de ver cómo se organiza, ésta decisión suele terminar influenciada por cuestiones económicas y hasta generacionales que van desde la más sencilla que es trabajar sobre papel, hasta las más elaboradas y costosas como un Microsoft Outlook sincronizado con un Smartphone y hasta con una Tablet. Como regla general, soy partidario de inclinarse por “ aquello que funcione ”. Y punto! Desde el estricto punto de vista de nuestra organización personal, si una simple agenda en papel resuelve el problema, no parece razonable gastar nuestro valioso dinero en un artefacto que encima hay que aprender a usar. El conflicto viene cuando algo produce un cambio y nuestra forma de organizarnos se empieza a estrellar contra una nueva realidad. Cuando lo que hacemos deja de funcionar hay que  adaptarse,  y a veces esto nos lleva a

Duro con el problema, suave con las personas

Solemos olvidarnos que negociamos todo el tiempo. Cada una de esas interacciones en las cuales se te pide algo o tú exiges algún resultado son como “momentos de la verdad” ... Es en esos momentos donde se define por un lado el curso de lo que estás haciendo y por el otro el clima interpersonal cotidiano en que te estarás desenvolviendo. A Negociar... La negociación es un proceso en el cual dos o más interlocutores intentan alcanzar un acuerdo que satisfaga sus intereses y en el que cualquiera de las partes tiene la posibilidad de "decir que no" . En los ámbitos cotidianos como el trabajo o el hogar es común olvidarse lo importantes que son las habilidades de negociación, especialmente si no se trata de una de esos casos en que son planificadas como indican los buenos manuales: entendiendo los intereses de la otra parte, comunicando y ofreciendo alternativas de mutuo beneficio. Lo que no suele ocurrir es que las personas entiendan y asimilen l

¿Puede ser Urgente pero No Importante?

La decisión de ejecutar o no una determinada tarea requiere que meditemos aunque sea de manera muy rápida sobre la conveniencia o no de hacerla. Sus niveles de urgencia e importancia son variables que podemos usar para realizar la elección. Ahora, si algo es urgente, ¿puede no ser importante? De las técnicas para discriminar aquello que nos conviene hacer, una de las más reconocidas es la de asignar prioridades  a cada una de las tareas y luego empezar por las más importantes siguiendo hacia las que lo son menos. Algunas Maneras de Priorizar He visto muchas formas de hacer esto, desde una asignación básica por “Alta/Media/Baja” (o 1/2/3), pasando por un incremento moderado de las prioridades por ejemplo hasta cinco (las antiguas agendas Palm permitían hacer esto), hasta listados con prioridades ilimitadas, donde uno ordena un listado asignando un número de prioridad a cada tarea en forma correlativa. Este último, con un modelo de listado de tareas de tipo GTD que crece expon

Este Blog Tiene una Licencia Creative Commons

Uso de Cookies - Notificación

ComoMeOrganizo.com utiliza tecnología de cookies para analizar la navegación de usuarios con fines exclusivamente estadísticos y sin involucrar ninguna información relacionada con datos de identidad. Dicho servicio es provisto por Google Inc. y puede ser deshabilitado a través de las opciones de configuración disponibles en el navegador.

Sígueme en Twitter!