martes, 27 de diciembre de 2011

Hábitos – Haga algo Importante


Nuestra carga diaria de trabajo puede estar tan repleta de actividades y obligaciones alejadas de nuestras metas que podemos terminar olvidándonos de hacer aquello que realmente importa. Asegúrese al menos de hacer algo de lo que usted considera importante durante el día para poder así disfrutar del placer de haber aprovechado su tiempo.




Sin importar lo atiborrados de trabajo que estemos, siempre queremos mantener nuestro foco en las metas que nos propusimos. Todos sabemos internamente qué actividades son las verdaderamente importantes para alcanzarlas. Sólo debemos asegurarnos de hacerlas.

Es claro que tenemos que ser flexibles, y que tenemos que adaptarnos a las cambiantes circunstancias de nuestro día. Pero no por eso tenemos que olvidarnos de las cosas que hacen que valga la pena lo que hacemos. Es más: es imperioso que no permitamos que eso ocurra. Podemos tener un período en el cual el mundo nos descarrila del objetivo, pero a la primera de cambio debemos volver a la senda correcta. 

En su libro "Las Seis Claves del Exito", Stuart Levine recomienda hacer una cosa importante por día. Me parece un excelente consejo, a pesar de que uno preferiría dedicar enteramente su tiempo a las cosas realmente importantes.

Obviamente para lograr hacer las cosas que realmente importan, es fundamental haberlas identificado primero. Aquí entran en juego la planificación previa y su elemento infaltable: la visión.

El hacer a diario algo importante nos distinguirá, porque no sólo seremos eficientes en cumplir nuestras obligaciones, sino que los resultados comenzarán a llegar más allá de lo esperado. Ahí se nota la verdadera diferencia.

¿Qué cosas son importantes? Bueno, ese es un gran tema en sí mismo pero para empezar importantes son aquellas cosas que nos acercan a nuestros objetivos; esas que nos permiten cumplir nuestros deseos o las metas que tenemos que cumplir. Las personas eficaces no sólo hacen mucho sino que ponen en juego su  pericia e inteligencia para decidir dónde es importante invertir su tiempo y esfuerzo a cada momento.

Si lo que hacemos es realmente importante, tiene que haber agregado valor al tema en cuestión. Tiene que haber sido nuestro toque personal, ese que nos distingue del común de los mortales.



StephenCovey en su legendaria obra “Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva” habla del balance P/CP (Producción/Capacidad de Producción). Muchas veces las cosas más importantes que tenemos que hacer se relacionan con aquello que potencia nuestra capacidad de hacer. Es común que al no tratarse de urgencias se termine siempre demorando estas actividades, lo cual denota un enfoque organizativo excesivamente puesto en lo inmediato, como el del típico “bombero” que vive su día apagando incendios. Aquellos capaces de romper ese paradigma son los que resultan excelentes en lo suyo.

A título de la vida personal, mucho de lo importante está en aquellas cosas que a uno lo energizan. Compartir momentos especiales en familia; ver nuestro programa favorito o leer un buen libro. Un café compartido con los amigos, o quizás ese viaje anhelado por años. Son esas cosas que nos movilizan y que no deben quedar desatendidas.

Hagamos al menos una cosa importante en nuestro día. Disfrutemos el hecho de avanzar en la dirección correcta. El alcanzar nuestras metas depende de ello.

Enlaces Relacionados



martes, 20 de diciembre de 2011

Hábitos – Acostúmbrese a Mantener el Foco en lo que Hace


La gota que orada la piedra es aquella que golpea siempre en el mismo punto. Alcanzar ese estado en el cual enfocamos toda nuestra energía en la actividad que estamos realizando es un hábito difícil de practicar en un mundo que nos inunda de interrupciones con múltiples intereses en conflicto. Sólo con nuestros objetivos claros podremos tomar con firmeza la decisión de mantenernos en la ruta fijada sin perder tiempo con distracciones ajenas a nuestras metas.


Las exigencias de un día atiborrado de tareas y obligaciones suele facilitar la pérdida de enfoque. Es natural. Casi todo lo que llega a nosotros tiene algún grado de importancia y no es difícil perderse en ese mar de intereses. Pero es vital encontrar la forma de mantener nuestro rumbo, y para lograrlo hacen falta algunas habilidades básicas.




En primer lugar es necesario tener claros nuestros objetivos. Si uno no está muy convencido de hacia donde va, es muy fácil salirse del camino. Pero sin importar la ruta que elijamos y aún sabiendo que como dice Joan Manuel Serrat “caminante no hay camino, se hace  camino al andar”, es importante que sepamos hacia donde pretendemos ir.


Cantares, por Joan Manuel Serrat

En segundo lugar es importante que haya buenas razones para ir en esa dirección, porque en caso contrario cualquier cosa que encontremos en nuestra travesía nos distraerá y apartará del camino.

Por último, debemos adquirir la capacidad de tomar la decisión de sostener nuestro rumbo o cambiarlo según nuestros propios criterios. Así, cuando decidamos mantener nuestra atención en algo que estamos haciendo lo haremos con la confianza de que tenemos buenos motivos para persistir en la tarea entre manos, y que sólo por buenos motivos saldremos de nuestra concentración.



Mantener el enfoque es algo que nos resulta complicado cotidianamente. Las interrupciones son como distracciones en nuestro camino que permanentemente nos descarrilan. Hay que tener los objetivos muy claros para no dejarse llevar por éstos estímulos que nos hacen perder continuidad.

A veces no habrá más remedio. Sería necio intentar seguir avanzando si algo de mayor prioridad requiere ser atendido. Y me refiero a algo “realmente más importante”. Pero para poder tomar esa decisión rápidamente y con eficacia tengo que tener en claro porqué hago lo que hago.

Es importante también no poner nuestro foco completamente en el fin del camino. Debemos poner foco en el proceso, no en el resultado. Si uno mantiene la atención exclusivamente en los resultados, pierde concentración sobre las acciones que lo llevan a esa condición. Imagínese pilotar un avión caza a 2000 km/h y usted trabajando con la mente puesta en el aeropuerto de destino, pensando en todas las cosas interesantes que va a realizar cuando termine su misión.

Si, adivinó. Lo más probable es que se estrelle…

La concentración debe estar puesta en los mandos de la nave y en los instrumentos de navegación, para asegurarse que avanzamos en la dirección correcta y no se pierden las condiciones operativas del vuelo. Y no es poca la atención que esto le requiere al piloto. Extremo como es el caso del piloto de un avión supersónico, es un claro ejemplo de donde debe poner uno la mente cuando está trabajando en un proyecto. Precisamente en lo que le toca hacer “AHORA”…

En resumen, desarrollemos el hábito de poner nuestro foco en lo que hacemos “ahora”, para lo cual es necesario tener claras nuestras metas y prioridades así como cuál es la tarea que nos toca hacer. Además debemos aprender a manejar con buen criterio las interrupciones que recibimos. De esta manera podremos alcanzar nuestras metas porque sabremos donde poner toda nuestra energía en el momento oportuno.

Enlaces Relacionados

lunes, 12 de diciembre de 2011

Calendario - Reserve por adelantado sólo las actividades fijas

El calendario de nuestra agenda representa tiempos concretos de nuestra jornada, y es recomendable no recargarle por adelantado más tiempo del estrictamente necesario. Si mantenemos la disciplina de cargar “solamente” las actividades fijas que conocemos de antemano, incrementaremos notablemente nuestra flexibilidad para adaptarnos a las sorpresas que se nos presentan a diario. Esto ayuda a reducir sensiblemente el stress y nos brinda un mayor control sobre nuestro tiempo.



Es muy común leer sobre la conveniencia de reservar bloques de tiempo en nuestro calendario para aquellas actividades que queremos personalmente hacer. No digo que sea un mal consejo, muy por el contrario. Es claro que tenemos que asignar el tiempo debido a nuestras propias prioridades, y planificar en qué momento las haremos es una excelente costumbre.

Mi observación viene por el lado de ser prudentes con ésta práctica, especialmente cuando nos adelantamos mucho en el tiempo con la planificación. Si uno se anticipa demasiado cerrando períodos del calendario a diestra y siniestra, termina haciendo lo que personalmente llamo “endurecer el almanaque”. Tendrá todo muy organizado (o parecerá estarlo), pero queda poco margen de maniobra para tratar con los imprevistos.

Es un consejo similar al que a veces se da sobre el uso de la tarjeta de crédito. Si uno se endeuda con la misma por encima de determinado nivel, el problema es que luego de pagar sus saldos hay pocas oportunidades de satisfacer necesidades que no se habían contemplado previamente. Así se termina “acogotado” hasta la próxima entrada de dinero. Los bancos entienden muy bien este problema cuando analizan nuestra capacidad crediticia para aprobarnos un préstamo. Si uno se queda sin margen de maniobra el riesgo de “incobrabilidad” les sube rápidamente.

En el caso de nuestra agenda, cuando tenemos el día recargado lo que pasará es que el riesgo de que no podamos manejar un imprevisto será mucho mayor. Esa tarea no planificada no podrá ser atendida, y tal vez tenga más importancia que lo que habíamos pensado hacer en ese momento.



Por supuesto, nuestra capacidad de decisión entrará en juego allí y reasignará prioridades, pero duplica el trabajo de asignar tiempos e incrementa el stress, porque en el fondo lo que uno planificó es importante desde la valoración personal y se termina percibiendo que uno no controla el manejo del propio tiempo. 

En cambio, si mi calendario sólo registra las actividades fijas que (en principio) no puedo mover, y las cosas que quiero hacer están en mis listas de tareas (a mano), puedo ir tomando las decisiones de hacer mis objetivos prioritarios en los tiempos que voy teniendo disponibles, y eventualmente puedo ir asignando bloques de tiempo sobre la marcha para hacer esas tareas pendientes.

Recordemos que en materia de organización, “Flexibilidad es el nombre del juego”. Al igual que en política, la clave es mantener abiertas las opciones. Así uno puede poner el foco en hacer lo que más conviene a sus objetivos “siempre”.

Como regla general no es recomendable reservar más del 20% al 30% del tiempo disponible. Si se nota la agenda muy recargada, suele ser mejor reacomodar aquellas actividades que sean susceptibles de hacerse en otro día menos congestionado, o prepárarse para una jornada agobiante…

Enlaces Relacionados

lunes, 5 de diciembre de 2011

Explote su Agenda para dar un Seguimiento Implacable


Una organización eficaz se caracteriza por hacer un seguimiento “implacable” de todos nuestros asuntos. No hay lugar aquí para confiar en nuestra memoria. Todos y cada uno de los temas de los que somos responsables deben ser monitoreados de manera fiable y persistente sin soltar presa hasta cerrarlos.



Para que nuestra organización funcione es indispensable un seguimiento a toda prueba. No hay opción: tiene que ser implacable. Que no deje cabos sueltos hasta que el tema en cuestión quede completamente cerrado.

El seguimiento constante genera confianza porque aquellos que nos piden algo saben con certeza que no los dejaremos colgados. Significa no perderle pisada a los temas y asegurarnos que se mantienen en el curso de nuestro plan o que nos demos cuenta a tiempo que debemos modificarlo porque no refleja la realidad.


Ahora bien, la pregunta del millón es:

¿Cómo armar ese seguimiento tan sólido que queremos?


Bueno, nuestra agenda es un auxiliar excelente.

En primer lugar el calendario nos permite establecer revisiones a intervalos regulares y/o fechas específicas.

Las listas de tareas nos ofrecen a su vez un mecanismo sencillo para definir de manera flexible las revisiones que hacen falta y los puntos de control que nos ayuden a contrastar el grado de avance de nuestro plan. Así podremos hacer correcciones y tomar las acciones pertinentes. Esto hace a la flexibilidad de nuestro sistema de organización (ver
Flexibilidad es el Nombre del Juego)

Aquí la agenda electrónica da algunas herramientas muy útiles. Las fechas de Inicio y Vencimiento de las Tareas  (por ejemplo en Microsoft Outlook) nos permiten por un lado alejar de nuestra vista las tareas que decidimos aplazar, y por el otro poner una llamada en la fecha siguiente a la de vencimiento al aparecernos esa tarea en rojo. Además podemos usar los avisos para que nos aparezca una alarma (visual y sonora) tanto en la computadora como en nuestro Smartphone (Blackberry en mi caso).

Usando inteligentemente estas herramientas y combinándolas con un plan eficaz, podremos dar un seguimiento cercano a todos nuestros proyectos abiertos de manera simultánea.

El caso del seguimiento de proyectos se ve obvio, pero a veces las tareas sencillas son las que más nos complican porque se acumulan rápidamente, y nos generan un caos que nos impide ver a tiempo los temas que debemos seguir (los que “realmente” debemos seguir”). 
Poder dejar marcas como ayuda-memoria a futuro es la mejor manera de quitarles a esas tareas la capacidad de abrumarnos y que podamos enfocarnos en lo que realmente tenemos que hacer en ese momento. Es el equivalente a las notas de papel bien a la vista en un escritorio o pegadas en nuestro monitor. Si las tenemos siempre a la vista, siempre tendremos en el fondo de nuestra mente que eso está pendiente.

Las alertas y avisos son buenos trucos para llamar nuestra atención y volcarla a los temas que tienen relevancia, pero haciéndolo en el momento adecuado. Ni antes, ni después.

Usemos nuestra agenda para dar un seguimiento implacable de todos nuestros asuntos, ya sean simples o complejos. Un seguimiento estricto nos permitirá saber donde estamos parados, y generar un marco de confianza a nuestro alrededor que facilitará nuestro trabajo y el de todos los que nos rodean.


Enlaces Relacionados


miércoles, 30 de noviembre de 2011

Flexibilidad es el nombre del juego

Uno de los atributos más importantes que debes pedirle a tu sistema de organización es que sea “Flexible” para que sea capaz de adaptarse a los constantes cambios que la realidad te presentará a diario.



En un artículo anterior, titulado 



mencionábamos a la flexibilidad como algo importante a pedirle a nuestro sistema de organización.

Recordando la definición del diccionario:

Flexible: que es susceptible de cambios o variaciones
según las circunstancias o necesidades.

“Adapt or die” (adáptate o muere) es la máxima del darwinismo. Cualquier especie que no pueda adaptarse a su medio ambiente morirá y aquellas que sí lo hagan sobrevivirán. De esa manera la evolución ha ido marcando a lo largo de millones de años la existencia de la vida en la tierra. Es un mecanismo duro sin dudas, pero muy eficaz para crear especies complejas que resistan las enormes fuerzas del universo.

De la misma manera, tu sistema de organización, expuesto a constantes cambios, deberá adaptarse a la realidad que se le presente. Si no logra pasar la prueba, deberás adaptar el sistema o “eliminarlo” por otro que sí lo haga. 




Crudo como suena, es la más pura verdad. Si tu clientes (internos y externos) no están satisfechos, elegirán a alguien que los sirva mejor. Poner como excusa a tu sistema de organización no te será nunca de ninguna ayuda.

Así como quien diseña un edificio elevado debe pensar en cimientos fuertes, debe dotarlo a su vez de cierta flexibilidad para que los vientos no lo quiebren. Que sea capaz de soportar un cierto acompañamiento a la fuerza de ese viento, “sin perder el rumbo hacia las alturas”. Todo arquitecto sabe que si no lo hace, su edificio no resistirá el paso del tiempo, porque tarde o temprano soplarán los vientos (del cambio) y podrían desmoronarlo. Especialmente cuando se llega a las grandes alturas.

Quisiera remarcar aquí que “Flexibilidad” no significa que puedas hacer cualquier desarreglo. En el ejemplo del edificio, los cimientos deben mantenerse en su lugar así como las columnas y vigas deben mantener sus anclajes porque si las estructuras básicas que dan forma al edificio se desdibujan, el edificio tampoco resistirá mucho tiempo.

Ser flexible en el sentido que queremos darle aquí a la palabra significa que a la vez que creas un sistema de organización lo suficientemente robusto es imperioso que también sea “adaptable” a una realidad siempre cambiante. Así es como podrás incrementar dramáticamente tu capacidad de hacer en el día a día, con la suficiente habilidad para tratar los cambios cotidianos sin perder tu rumbo.

Los cimientos de este "edificio" serán tus hábitos y las columnas y vigas serán las herramientas que utilices para administrar tu  quehacer cotidiano: la agenda, el cuaderno de notas, la lista de tareas, la lista de contactos, algún software que te ayude a trabajar. Tus hábitos deberán ser lo suficientemente sólidos para sostener el edificio, mientras que tus herramientas deberán ser lo suficientemente flexibles para adaptarse a los constantes cambios que te presente la realidad a la que estés expuesto.

En Resumen

"Flexibilidad es el nombre del juego", porque lo único constante es el cambio. Si no te adaptas a  éste con un sistema de organización que además de confiable y eficaz sea lo suficientemente flexible sólo sufrirás stress y tu rumbo se perderá sin permitirte alcanzar tus más preciadas metas y objetivos.



Enlaces Relacionados


miércoles, 23 de noviembre de 2011

Hábitos – Seamos Ordenados


Adoptar un sistema de organización, cualquiera que sea, es un buen camino para poner bajo control el caos en el que solemos estar sumidos. Pero más importante que el sistema en sí es el hábito de ser ordenado como norma. Mi esquema de organización puede ser el más eficaz del mundo pero si lo “dinamito” con regularidad no podrá funcionar nunca. Tengo que ser ordenado todo el tiempo, y si no lo soy incorporar el hábito a mis costumbres de alguna manera.



Desde chico mis padres me enseñaron a ser ordenado, algo que su vez trato de transmitirles a mis hijas en la actualidad. Con los años incorporé además la habilidad de convivir con cierta dosis de caos, algo que es muy útil por cierto en este alocado mundo en que vivimos.

Pero no por eso dejo de poner esfuerzo en encauzar mis cosas a diario. ¿Por qué? Por que el universo tiende a salirse de curso con facilidad y una cosa es tener que lidiar con un problema fuera de control y otra muy distinta es tener que hacerle frente a múltiples fuerzas afectándome simultáneamente. Es la mejor manera de entrar en situación de stress y multiplicar las chances de tener que dejar problemas sin resolver. No, gracias. Paso.

Un típico caso de esta manía en tratar de mantener mis cosas ordenadas es que cuando recibo un documento que tengo que almacenar, si puedo siempre trato de guardarlo en el preciso lugar en el que debo dejarlo dentro de mi “Sistema deArchivos”. Sólo si estoy en medio de otra cosa más importante y realmente no puedo dedicarle el tiempo a ver donde me conviene guardarlo, lo dejo en la bandeja de entrada. Ahí la bandeja cumple un papel que para mí es inestimable. El elemento no queda en cualquier lugar. Si no está donde debería hay un único sitio donde  encontrarlo

Por supuesto me dirán: “si vacías tu carpeta IN durante tu revisión diaria eso no te ocurrirá, porque a lo sumo al día siguiente tu sistema entrará en caja”.
Bien, lo entiendo. ¿Pero que pasa si la vorágine del día siguiente me impide tomarme el tiempo de guardar todo ese material que quedó sin clasificar?
Simple: acumulo más desorden para procesar en mis ratos libres, que por cierto no abundan como tampoco los suyos.

Honestamente, enviarlo derecho y por defecto siempre a la bandeja de entrada (IN) me genera una carga acumulada para vaciarla después que a mi entender es contraproducente. A la velocidad en que recibimos material en este mundo digital, dejar archivos en un sitio para ordenarlos después es una práctica que puede descarrillar nuestra organización con demasiada facilidad, y uno de los requisitos para misistema de organización es que sea “confiable”. Aquí entra en juego el balance, el sentido común o como quieran llamarlo. Si tengo tal nivel de actividad que no tengo alternativa más que guardarlo después, uso la bandeja de entrada, pero si puedo evitarlo, trato de guardarlo lo más rápido que pueda y sigo con lo mío (es vital aquí tener un rápido acceso al sistema de archivos).

De igual manera actúo con los papeles. Cuando pasan por mis manos, si luego de usarlos necesito guardarlos, lo hago de inmediato y sin dudarlo. Si no los necesito más, van derecho a la basura en un segundo. Si puedo aprovecharles espacios en blanco, siguiendo la tendencia ecológica de nuestros días, tacho lo que ya usé para no confundirme y me lo quedo en una pila aparte para usar de borrador en otra oportunidad. Y sólo si tengo que hacer algo más importante que no puede esperar y no tengo alternativa, lo dejo en mi bandeja física “IN” para ordenarlos después. Esto último es siempre la excepción.

Estas costumbres me ayudan a mantener mi escritorio libre de papeles al igual que la información en mi computadora fácilmente accesible. Y las ventajas de tener las cosas ordenadas como norma de trabajo superan por mucho el pequeño esfuerzo cotidiano de poner cada cosa en su lugar. Es un hábito valioso que debemos cultivar y propiciar en nuestro ambiente laboral y familiar, sin caer en exageraciones pero con la suficiente firmeza para que sea haga tan natural como el respirar. El rédito que nos dejará realmente lo justifica.


Enlaces Relacionados


miércoles, 16 de noviembre de 2011

Planificación y Organización - Dos caras de una misma Moneda

La planificación y la organización son como las dos caras de una moneda. O como la teoría y la práctica. Es difícil trabajar sobre una sin considerar a la otra.


“Las grandes ideas necesitan tren de aterrizaje y alas”




Mi sistema de organización debe ser funcional a mi sistema de planificación porque es la herramienta que me permite ejecutarlo. A la vez mi planificación no puede ignorar como me organizo para la acción pues en caso contrario el esfuerzo de cristalizar un plan terminará quedando en pura teoría y como consecuencia habrá sido una mala inversión de nuestro tiempo y esfuerzo.

La base de cualquier plan

En esencia la preparación de cualquier plan tiene por objetivo responder a tres preguntas clave:

¿Donde estamos ahora?

¿Hacia dónde vamos?

¿Cómo vamos a llegar a ese punto?


Las declaraciones de misión, visión, valores y otras que se cargan en un plan tienen como fin dar respuesta a estas tres preguntas esenciales.



Entendiendo que nuestro plan nos mostrará los pasos que debemos seguir para llegar desde el punto A hasta el punto B, el sistema de organización que elegimos es el que nos debe permitir:

a)   Que siempre tengamos a disposición todos los pasos que debemos realizar

b)   Que siempre demos esos pasos en la secuencia correcta

c)   Que siempre podamos responder ¿Donde estamos en este momento?

d)  Que siempre podamos responder ¿Cuál es el siguiente paso?

e)  Que siempre cumplamos con los hitos temporales de ejecución del plan


Preparar un plan para cualquier proyecto ignorando la forma en que voy a asegurar todos y cada uno de los puntos anteriores es el equivalente a saber mucho de teoría de algo pero ser incapaz de llevar ese algo a la práctica. Podemos ser unos genios para escribir grandiosos documentos con planes muy vistosos, pero si a la hora de los hechos fallamos en la ejecución será grande nuestra frustración y la de aquellos que dependen de nosotros. No queremos eso…

Nuestro sistema de organización tiene que ser adaptable tanto a la ejecución de planes complejos que requieran herramientas de alto nivel (como los gráficos de GANTT), como a planes sencillos que no sean más que listas de pocos pasos pero que muchas veces tienen tanta implicancia sobre nuestras vidas como los proyectos de gran porte.

¿Por qué tengo que tener un sistema que sea tan adaptable? 

Muy simple. Porque a menos que mi trabajo sea la ejecución de una gran obra y mi única responsabilidad en la vida sea gerenciar su ejecución, el común de las personas tienen múltiples proyectos tanto laborales como personales y todos ellos deben coexistir.
Si tengo un único gran proyecto puedo llegar a  darme el lujo de dedicarle un sistema de organización diferenciado, pero en términos generales todos tenemos sobre nuestras vidas múltiples proyectos que coexisten, grandes y pequeños. Y nosotros queremos asegurarnos que podamos ejecutar exitosamente todos aquellos proyectos alineados con nuestras metas.

El otro punto por el cual la planificación y la organización deben llevarse de la mano es porque el plan no es un documento estático. El proceso de planificación es en sí más valioso que el mismísimo plan y durante su ejecución encontraremos que frecuentemente nos veremos en la necesidad de modificarlo porque la realidad cambia constantemente. Con lo cual tendremos un proceso iterativo entre la planificación y la ejecución que nuestro sistema de organización tiene que facilitar. Si ante el menor cambio es demasiado costoso modificar el plan o el cargar esos cambios en nuestro sistema de organización tendremos serios problemas al adaptarnos (mayor stress) e impactaremos negativamente la ejecución del nuevo escenario.

En Resumen

Nuestro sistema de organización debe ser funcional a nuestro sistema de planificación y viceversa porque son las dos caras de una misma moneda. No puedo planificar ignorando como me organizo, y no puedo organizarme sin considerar el plan.

Enlaces Relacionados


miércoles, 9 de noviembre de 2011

¿Qué quiero de mi sistema de organización?

De la misma manera que necesitas una visión, misión y valores para tus proyectos personales y profesionales, es importante que definas qué pretendes obtener de tu sistema de organización individual. En caso contrario, difícilmente obtengas uno que funcione.

“Quien no sabe a donde va, jamás llega a destino”

dice el viejo refrán.

En un artículo anterior nos preguntábamos ¿porqué organizarse?, y nos enfocábamos en la definición de la real academia española que dice que organizar es “Establecer o reformar algo para lograr un fin, coordinando las personas y los medios adecuados”.

Tu sistema de organización tiene que ser funcional a ese fin, que puede ser a modo de ejemplo “cumplir con mis objetivos laborales de acuerdo a las condiciones y reglas de juego de la empresa a la que pertenezco”

Aquí restringimos la discusión al ámbito del trabajo, pero queda claro que puedes ir más allá tanto como gustes ampliando el alcance de los fines que persigues.





Los Pilares


Tu sistema de organización debería ser:

  1. Eficaz: que tenga la capacidad de lograr el efecto que se desea o se espera.

  1. Confiable: que sea alta la probabilidad de que funcione bien

  1. Sencillo: que no ofrezca dificultad

  1. Escalable: que pueda hacerse más grande sin perder calidad en los servicios ofrecidos

  1. Flexible: que es susceptible de cambios o variaciones según las circunstancias o necesidades. Avanzamos sobre este punto con mayor profundidad en el artículo titulado "Flexibilidad es el Nombre del Juego"

Si contrastas tus técnicas para organizarte con los atributos  arriba mencionados, tendrás una manera bastante objetiva de verificar si has elegido bien o si tal vez debes hacer algún ajuste.


Veamos un ejemplo

Asume que tu día de trabajo tiene ocho horas y te toma dos horas por día organizarte empezando bien temprano al llegar a la oficina. Asume por un momento que tu sistema cumple con las reglas 1, 2, 3 y 5 (es eficaz, confiable, sencillo y flexible).

Pero… ¿es escalable? Difícilmente puedas llamarlo así. Si tener todo funcionando y operativo te demanda normalmente un 25% de tu tiempo, qué ocurriría en caso de tener una sobrecarga de trabajo (de esas tan comunes en las empresas)? Simple. Tendrías que dedicar “más tiempo” (incluso fuera de tu horario laboral) para tener todo en orden. Tal vez puedas. Tal vez no. 

Y en ese caso, podrías decir que tu sistema es muy bonito, pero no es adecuado “para tí” porque no es “escalable”, y según la probabilidad de tener sobrecargas de trabajo tampoco será confiable, porque será mayor la probabilidad de que no funcione bien.

Un sistema dejará de ser “confiable” cuando no mantenga por ejemplo la consistencia de los datos de manera tal que un evento o acción importante no sea contemplada.

O no será “sencillo” si el esfuerzo para mantenerlo consistente es de tal magnitud que no se justifica dado el resultado que quieres obtener.

Y definitivamente no será “eficaz” si no alcanza el objetivo buscado, es decir que empiezas a proceder de determinada manera, y no logras alcanzar el grado de orden que buscas.


En resumen


Antes de proceder a implementar un nuevo esquema de organización es muy importante tener en claro qué quieres lograr, y plantearte a conciencia como vas a asegurar luego que el remedio no sea peor que la enfermedad, contrastando si tu nuevo sistema cumple los objetivos que te has propuesto.

Enlaces Relacionados


jueves, 3 de noviembre de 2011

El Balance entre Vida y Trabajo - El Arte de Administrar Contextos

Los contextos nos presentan un marco de referencia útil para enfocarnos en las actividades que tenemos por delante, que deben ser usados en conjunto con nuestras metas y valoraciones en las proporciones adecuadas para tomar la mejor decisión posible en cada situación.


El alcanzar un balance entre nuestra vida personal y laboral, al igual que la práctica de la medicina, es un arte más que una ciencia. Por más que busquemos no vamos a encontrar fórmulas mágicas que nos den la solución servida en bandeja. 

Mucha gente busca a diario el santo grial del balance adecuado entre la vida personal y laboral. Lamentablemente la experiencia muestra a diario lo duro que es lograrlo, especialmente en un mundo que vive en aceleración permanente. Los compromisos laborales y sociales se suceden uno tras otro, pisoteándose mutuamente y haciendo de nuestra vida un caos del que hacemos grandes esfuerzos por salir.

Un peso excesivo puesto en la vida personal, y nuestra vida laboral se resiente. Y viceversa, un enfoque puesto totalmente en la actividad profesional puede destruir las relaciones con nuestros más valiosos afectos. Difícil decisión cuando no podemos dejar el trabajo y no queremos alejarnos de nuestros seres queridos, como nos pasa al común de los mortales.


El tema es muy largo, pero aquí quiero poner atención en el uso de la herramienta “contexto” para intentar domar el escenario en el que nos encontramos envueltos.

Cuando estamos trabajando decimos que estamos en el “ámbito” o contexto laboral. Y en nuestra herramienta (ya sea una agenda electrónica o en papel), podemos cargar todas las tareas inherentes al trabajo. De idéntica forma ocurre con el aspecto personal u hogareño según el nombre que hayamos preferido para nuestra lista de contextos.

Todos queremos separar Vida y Trabajo, pero esto es en el fondo una quimera. Pocas actividades permiten esto, y si somos de esas personas que se esfuerzan y logran crecer en la vida, a lo largo de los años nuestros compromisos con el mundo exterior, y más importante aún, con nuestro mundo interior serán cada vez mayores.

Nuestros valores y objetivos jugarán aquí un papel fundamental a la hora de la toma de decisión, y allí nuestra herramienta auxiliará a nuestra mente con la información crítica para la misma. Difícilmente pueda lograrse esto usando el concepto de “contexto” de manera taxativa.

¿A qué me refiero? Bien, supongamos que tomo mi lista de tareas del contexto “trabajo” porque estoy en horario laboral y sólo tengo apuntadas las actividades de mi trabajo. Mi energía puesta en la ejecución de mis actividades difícilmente me recuerde que tengo que llamar al maestro de mi hija al colegio a media tarde, a pesar de estar en la oficina, o que tengo que hacer un trámite en alguna oficina gubernamental que por supuesto no opera fuera de mi propio horario laboral. De la misma manera, si mi agenda se fija en el contexto “hogar”, va a costarme mucho recordar que tengo que preparar una documentación que me pidió mi jefe a último momento para mañana a primera hora.

Con lo cual nos encontramos ante la necesidad de “mezclar” contextos. Esto puede parecer un doble trabajo, pero a veces no queda alternativa. Es parte de la misma discusión sobre si debo tener una agenda para mis temas personales y otra para mis actividades profesionales. En los hechos, soy una sola persona. No puedo darme el lujo de perderle pisada a ambos contextos, de la misma manera que mi cerebro no puede olvidarse que debe lograr que respire mientras me concentro en una lectura.

Algunos me dirán que por eso el método GTD recomienda poner contextos tales como “Escritorio”, “Llamadas”, y otros por el estilo. Aquí me sumo a mis amigos los minimalistas. Hay que encontrar la “menor” cantidad de contextos posible.

Por ejemplo intenté alguna vez usar el contexto llamadas, pero perdía completamente el beneficio que pretende David Allen, porque al menos en mi caso, éstas formaban parte de la actividad de mis proyectos y actividades, tanto en mi trabajo como en mi vida personal. Terminaba dejando colgadas las llamadas, porque no me acordaba de cambiar el contexto. Y no tenía sentido armar “otra regla más” para asegurarme de no olvidarlo.

Asimismo, el contexto “Escritorio” también me complicaba. Muchas veces mi trabajo se desarrolla en la calle, o incluso en casa (y no me pongo a recitar lo complicado que es separar contextos en casa…). El contexto @Trabajo tuvo para mí mucho más sentido, porque para mí es un modo operacional claro, en el cual entro por lo general en el horario laboral, y me permite desconectar cuando sí cambio de contexto.

Por otro lado, cuando una actividad se me atraviesa de contexto, ésta termina insertada en ambos. Aquí me resultó muy útil la habilidad del Microsoft Outlook para marcar múltiples categorías a una misma tarea. Cuando tengo que llamar a un familiar en horario laboral sin alternativa de hacerlo en otro horario, la actividad es de mi hogar, pero la puedo simultáneamente cargar en el contexto laboral, de manera de poder verla en el momento que corresponde al contexto en el que esté.

Por último, un punto importante. Mirar nuestra agenda en el contexto al que vamos a cambiar justo antes de hacerlo. Es mucha la tentación de no mirar la agenda personal hasta no llegar al hogar, pero puede haber muchos motivos por los cuales uno no llegue a hacerlo. Podría ocurrir que tenga que hacer frente a una actividad imprevista. Si uno hace en su agenda un cambio rápido de contexto y da una mirada a lo que viene a continuación, rápidamente sabrá si puede o no concentrarse en el imprevisto o tiene algo más relevante que hacer y negociar lo último para un mejor momento.


En Resumen

Como sea, el balance entre la vida personal y laboral tiene un gran auxiliar en la administración de contextos. La práctica hace al maestro reza el refrán, y seguramente habrá casos particulares a considerar. Pero más que separar totalmente la vida personal de la laboral en nuestra organización resulta más crítico decidir cuando algo tiene sentido hacerlo en tal o cual contexto.

viernes, 21 de octubre de 2011

Agenda Electrónica o en Papel - ¿Y un poco de ambas?

La verdad es que la discusión sobre si nos organizamos con papel o con una agenda electrónica es difícil de zanjar si nos fanatizamos. E incluso podemos ir más lejos. ¿Porqué no combinar ambas herramientas en nuestro sistema de organización?



Meditaba sobre este tema a la vez que planificaba mi fin de semana a última hora de un viernes. Y por muchas vueltas que le dí al asunto, aún con una agenda electrónica completamente operacional con Outlook y un Smartphone perfectamente sincronizados, sigo teniendo que volver al viejo papel para algunas cosas.

Está bien, no es lo mismo. Hay una trampa. Es una impresión en tríptico (tres columnas de contenido) de mi Calendario para sábado y domingo con mi lista de tareas y un espacio en blanco para escribir por si acaso.

Es como si mi vieja agenda de papel hubiera vuelto de ultratumba…


¿Cual es el problema que tuvimos que solucionar? 


El acceso a la agenda. Mi escenario el fin de semana obviamente cambia. Ya no paso horas en un escritorio, ni ando por las calles de reunión en reunión. Raras veces un fin de semana dedicado al tiempo personal termina así, aunque tiende a ocurrir mucho cuando uno precisamente no se toma el trabajo de organizarlo, y termina haciendo lo que surge sin más.




No tengo la computadora disponible todo el tiempo, y la carga de datos en el Smartphone no es tan práctica como sobre la computadora. Nos saca de un apuro, pero ni de lejos permite manejarse con la velocidad del papel.

Ahora, un segundo detalle. El tener tacos de notas por todas partes para anotarme cuando me piden, se me ocurren o me acuerdo de las cosas es un uso del papel que mejora mucho mi control de la situación y evita que se me pierdan detalles. El celular no es tan práctico, y por supuesto igual que mencionaba antes la PC no siempre está a mi disposición. Es “anota u olvida”…

El papel se niega a desaparecer...

Sigo necesitando ver ciertos temas sobre un papel. Y uso computadoras desde hace dos décadas. Pero disfruto enormemente leer un buen artículo en una página impresa. Me da una sensación de “panorama” que no tengo sobre la pantalla del computador. Y para mi organización de proyectos sobre documentos de texto, muchas veces me conviene imprimirlos y ver el escenario completo para ver si tengo que corregir algo, garabatear ideas sobre el proyecto en sí y luego volcar nuevamente al sistema informático. 

Incluso con toda la flexibilidad que puede tener una agenda electrónica, mal usada puede resultar peor el remedio que  la enfermedad. 

Un ejemplo muy interesante sobre como manejar listas extensas de tareas con papel se puede ver en la nota titulada La caja de la productividad de Valentina Thörner da Cruz.

Un muy buen ejemplo de que la clave no está tanto en la herramienta que se elija sino en cómo se la utiliza.


Conclusión

Como sea, estamos hablando siempre de herramientas. No debemos fanatizarnos sino encontrar la forma de organizarnos que más nos convenga para poder relajarnos, y no perder pisada de nuestros compromisos y metas.

Enlaces Relacionados

jueves, 13 de octubre de 2011

Correo Electrónico – Clasifique antes de Procesar


Si uno se larga a procesar el correo, lo que normalmente la gente mal interpreta como responder los correos, es muy probable que en el afán por resolver el tema uno se pierda en la tarea. El objetivo es loable, pero el árbol impedirá ver el bosque.

Es necesario remover la paja del trigo, discriminando los mensajes según el criterio que mejor se ajuste a nuestros objetivos o los de nuestra organización.

Pero lo interesante del punto es que la clasificación no es el  procesamiento en sí. Es más bien una etapa intermedia que puede realizarse en muy poco tiempo y cuyas ventajas son inapreciables cuando la carga de trabajo arrecia.





¿Qué criterios podemos utilizar para clasificar? Bueno, algunas potenciales opciones son:

  • Por Nivel de Urgencia: “Urgente/No Urgente”
  • Por Nivel de Prioridad: Alta/Media/Baja
  • Por Tipo de Acción: Leer/Revisar/Llamar

Si usamos clasificaciones del tipo GTD, podríamos pensar clasificaciones como las siguientes:

§         Referencia
§         En Espera
§         Calendario
§         Proyecto

Las clasificaciones que elijamos pueden ajustarse al método que se prefiera, pero lo más importante es que no se trabaje como si fuera algo grabado en piedra. Puede revisarse con el tiempo si las clasificaciones elegidas responden mejor o peor a nuestra manera de trabajar y realizar luego los ajustes necesarios.

Es de recomendar que los nombres de las clasificaciones tengan significación real para uno. Si se elijen palabras que no se pueden asociar mentalmente desde el punto de vista de sus implicancias, es difícil que el esquema que se arme termine funcionando.

Una vez que se eligió un método de clasificación va a surgir una lista de colas que tendremos que decidir como servir. Aquí sí que empieza el procesamiento en serio. Demás está decir que si una cola tiene asociado el título de “Urgente”, es más que obvio que esa cola es la primera que tendremos que atender.

¿Significa esto responder los correos? Depende. Si los fanáticos de GTD implementan una cola que asocian con “Menos de 2 Minutos”, o “DoIt”, es muy probable que al momento de servir esa clasificación se termine respondiendo esos correos directamente. ¿Para que molestarse en introducirlos a su sistema de organización, si los puede liquidar de un saque?

Una de las cosas buenas de ésta forma de trabajar es que,  si no queremos o no podemos terminar de procesar todo, tendremos un criterio más claro para tomar decisiones y por ejemplo poner el foco en aquellas clasificaciones que nosotros decidamos que no podemos dejar sin atender bajo ninguna circunstancia. Y todas aquellas que puedan ser postergadas estarán en un lugar claro para ser continuadas cuando se vuelva a disponer de tiempo. Así es como armamos un esquema de “contención”, y cuando tengamos que hacer uso de él podremos relajarnos sabiendo qué hacemos, qué no hacemos y el porqué de esa decisión en cada caso.

Si el sistema de correo es de tipo cliente como Microsoft Outlook se pueden implementar tanto carpetas (que sirvan de colas con sus nombres asociados a las clasificaciones con la significación que mencionamos antes), o podremos usar etiquetas a las que con colores podremos indicar sobre cada mensaje y luego atenderlos con base a la bandera que le colocamos.

En el caso de usar un Gmail, Hotmail o Yahoo, las etiquetas servirán para este propósito.

El consejo de siempre: haga los cambios de a uno, y evalúe como le va. Cuando se sienta cómodo, pase al siguiente cambio. Así de a poco podrá estabilizar su organización en un modelo eficaz para usted sin correr el riesgo de afectar negativamente su trabajo.

Termine de clasificar para tener en claro todo lo que tiene por delante. Luego empiece a procesar…

Enlaces Relacionados